Editorial

Debe retirarse

Al obstinarse en permanecer en su cargo, Gustavo Malo causa un daño gravísimo a las instituciones.

14 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

El magistrado de la Corte Suprema Gustavo Malo Fernández debe dar un paso al costado. Al obstinarse en permanecer en su cargo, es muy grave y profundo el daño que ocasiona no solo a un tribunal que pasa por sus días más difíciles, sino a la institucionalidad y, en general, al país.

Como es bien conocido, Malo es hoy blanco de gravísimos señalamientos. Su nombre ha sido vinculado a la red de corrupción que la captura del exfiscal Luis Gustavo Moreno en Miami dejó al descubierto. La misma que, según varios testimonios, ofrecería favorecer a políticos investigados por la Corte a cambio de multimillonarios sobornos.

Pero no es solo eso. Su hija, Yara Malo Benítez, protagoniza otro escándalo no menos grave. Al hecho de que no haya podido aportar argumentos lo suficientemente sólidos para explicar su presencia en el edificio Manuel Gaona de la Fiscalía portando un documento de identidad que no le pertenecía, se suma la decisión de esa entidad de imputarle cargos por presuntamente haberle exigido dinero a una fiscal a cambio de haber conseguido su nombramiento allí. Este diario reveló en su momento que el episodio de marras se podía explicar por la intención de Malo de cobrarle a la funcionaria el 20 por ciento de su salario. Aberrante.

La actitud del togado es también un obstáculo enorme para la credibilidad del propósito de la justicia de autodepurarse

Asuntos tan serios deben ser aclarados cuanto antes. Y para que ello sea así, lo cual es un clamor nacional, es mejor que Malo abandone su cargo, como bien se lo han pedido sus colegas. Ellos, más que nadie, saben que cualquier actuación suya de ahora en adelante estará cubierta por un inevitable y muy nocivo manto de duda.

En una situación similar, pero en otro contexto, podría apelarse al decoro como razón para solicitarle al implicado que renuncie. Esta vez, no. Más que un tema de decoro es una cuestión de elemental respeto con todo un país. Su decisión de aferrarse al puesto es un vergonzoso y abierto desafío a la nación.

Y hay más. La actitud del togado es también un obstáculo enorme para la credibilidad del propósito de la justicia de autodepurarse. Dinamita cualquier esfuerzo por recuperar la confianza ciudadana en la columna vertebral de la democracia. En el mismo orden de ideas, es un poderoso argumento para quienes insisten en que estamos ante un caso perdido y no hay más remedio que tomar los caminos de la excepcionalidad, esos que terminan, en su gran mayoría, en una asamblea constituyente.

El magistrado Malo, de no recapacitar, llenaría de razones a quienes quieren, por vías como estas, dar un peligrosísimo salto al vacío. De ahí lo ya dicho: debe retirarse no solo por dignidad, sino por un asunto que toca los más sensibles intereses nacionales. Y si faltaran motivos, puede añadirse la tantas veces comentada paquidermia de la instancia encargada de aclarar las dudas sobre su conducta: la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes. Si, como debe presumirse, es inocente, debería, por su bien, preferir instancias más eficaces que la mencionada para demostrarlo.

Por todo lo anterior, es lo procedente que Gustavo Malo dé un paso al costado. Pocas veces ha estado el país ante una tozudez tan costosa para sus instituciones.

editorial@eltiempo.com

magistrado Gustavo Malo

Al magistrado Gustavo Malo le faltan dos años para terminar su periodo en el alto tribunal.

Foto:

Corte Suprema

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA