Editorial

Corea del Norte, un dilema

Siempre será mejor el diálogo con Corea del Norte que la incertidumbre de un desastre nuclear.

08 de marzo 2018 , 12:00 a.m.

El inédito ofrecimiento del gobierno del líder norcoreano, Kim Jong-un, de congelar su programa de ensayos e incluso destruir su arsenal nuclear a cambio de que Estados Unidos vaya a la mesa de negociación y abandone su idea de propiciar un cambio de régimen o la de una ofensiva militar, dejó desconcertados a los líderes de Occidente y en particular al gobierno de Donald Trump, que pensaba que su política de sanciones ablandaría al cerrado régimen comunista.

Pero bastó un sutil gesto diplomático de Kim, al enviar a su hermana Kim Yo-jong, a la inauguración de los Olímpicos de Invierno, que se realizaron en Corea del Sur, para allanar el camino hacia la primera cumbre en años de los líderes de las dos Coreas (en abril), que están técnicamente en guerra desde 1953.

Una hábil maniobra que dejó fuera de foco a EE. UU., que habitualmente juega en llave con Seúl, pero que esta vez ha tenido que ir a la zaga, pues los Kim prefirieron entablar los acercamientos primero con sus hermanos surcoreanos y cancelar un encuentro con el vicepresidente Mike Pence en esos Olímpicos. También, porque podrían crear fisuras en la sólida alianza entre estadounidenses y surcoreanos, de ahí que el presidente Moon Jae-in, con su política de zanahoria y garrote, precisó que van al diálogo, pero que las sanciones se mantienen.

BBC Mundo: Animadoras norcoreanas en las Olimpiadas de Invierno el pasado mes de febrero en Corea del Sur.

Los Juegos Olímpicos de Invierno sirvieron de marco para que Corea del Norte ejerciera acciones para acercarse al Sur.

Foto:

AFP

En un plano más global, los analistas señalan que el régimen podría estar ganando tiempo para consolidar aún más su programa nuclear y que no hay que olvidar su historia de incumplimientos y desplantes en diálogos pasados. También se habla de que dentro del gobierno de Trump hay divisiones sobre si privilegiar la vía militar sobre la diplomacia, y que en ese sentido el mandatario no aguanta una renuncia más por desacuerdos en su gabinete.

En todo caso, cualquier paso al entendimiento es loable. Ojalá se estén jugando cartas sinceras. Siempre será mejor el diálogo con Corea del Norte que la incertidumbre de un desastre nuclear.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA