Editorial

Consejo de Estado: 200 años

Por su historia, esta corte está llamada a liderar las reformas que requiere la justicia colombiana.

03 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.

Esta semana, el Consejo de Estado, la máxima instancia de lo contencioso administrativo, completó sus primeros 200 años de existencia. Esa corte, que con la Suprema son las más antiguas del país, tuvo desde sus mismos orígenes, dos años antes de la batalla de Boyacá, la importante labor de ponerle diques al poder del Estado frente a los particulares.

De hecho, como lo señaló un informe de este diario, tiene sentencias centenarias de reparación a ciudadanos afectados por actuaciones oficiales. En aquella época no se hablaba de reparación de los daños, sino de ‘recompensas’, pero la línea marcada se mantiene hasta nuestros días. En momentos aciagos, como los que hoy vive la justicia, vale la pena recordar esos fallos que hicieron historia y demostraron que la independencia y la honradez del Poder Judicial son de los valores más caros para cualquier democracia.

El Consejo de Estado tuvo, antes que ninguno de sus órganos pares, a mujeres ejerciendo el cargo de magistrado. Aidée Anzola de Linares abrió esa senda a mediados de los 80. Tres décadas antes, los consejeros habían defendido el derecho de las mujeres a ocupar cargos en la administración de justicia.

En momentos aciagos, como los que hoy vive la justicia, vale la pena recordar esos fallos que hicieron historia.

Y, más recientemente, el mismo Consejo rectificó polémicas posiciones que habían favorecido privilegios impresentables, como las megapensiones, la ‘puerta giratoria’ y el ‘yo te elijo, tú me eliges’. Fue un fallo del Consejo de Estado el que sacó de la Judicatura al hoy preso expresidente de la Corte Suprema Francisco Javier Ricaurte, quien había sido elegido por expares a los que él había ayudado a llegar a este último tribunal. Esa decisión, por cierto, lo privó del blindaje jurídico del fuero ante la Comisión de Acusación.

La merecida celebración, en todo caso, no debe dar lugar a perder de vista lo importante. Por su historia, y lo que representa para el país, el Consejo de Estado está llamado a liderar las reformas que requiere la justicia colombiana. Y no se trata solo de mirar hacia el futuro, sino de contribuir también a la revisión de procesos y actuaciones del pasado sobre las que, en su momento, hubo serias suspicacias que nunca fueron aclaradas.

- editorial@eltiempo.com

Estado bicentenario

Foto del cierre del encuentro del Bicentenario del Consejo de Estado.

Foto:

Valentina Obando / EL TIEMPO

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA