Editorial

Ciudades, ¡pilas!

El índice de competitividad muestra que hay rezago en temas como salud y educación básica media.

11 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

El Foro Económico Mundial, la poderosa fundación que sirve de veedora de los avances de la humanidad en materia económica, social y ambiental, principalmente, estableció de tiempo atrás una metodología para medir el nivel de competitividad de las naciones. Esa misma metodología ha sido adoptada en Colombia para monitorear el grado de desarrollo que presentan 15 ciudades del país, 7 áreas metropolitanas y Bogotá-Soacha, a partir de una serie de indicadores que incluyen eficiencia institucional, infraestructura, educación básica y media, salud, sostenibilidad ambiental, mercados e innovación, para citar solo algunos.

El Consejo Privado de Competitividad (CPC) y el Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas (Cepec) de la Universidad del Rosario acaban de dar a conocer el más reciente informe (2017-2018). A juzgar por los resultados, si bien hay algunos ítems que permiten ser optimistas, aún es amplia la brecha entre ciudades y regiones en acceso a salud y educación media, dinamismo en sus mercados, avances en innovación y dinámica empresarial.

Bogotá-Soacha, incluida como una sola región dados su dinamismo e interdependencia, ocupa el primer lugar como la más competitiva, con una calificación de 7,4 sobre 10. Le siguen Medellín (7,0), Manizales (6,1), Bucaramanga (6,0) y Tunja (6,0). Las demás están por debajo de esta cifra. Cuando se detalla el estudio surgen resultados que deben movilizar a las autoridades locales y nacionales a emprender acciones que lleven a aminorar tal distancia y proveer bienestar a sus ciudadanos.

En un indicador crítico, la justicia, ciudades como Manizales obtienen un nivel de eficiencia del 60 % frente a Barranquilla, en donde es inferior a 35 %; Popayán tiene una cobertura del 100 % en acueducto, mientras que Quibdó apenas supera el 20 %. Riohacha obtiene un 21 % en cobertura en educación básica y media, mientras que en Armenia esta llega al 57 %. Y aunque Montería ocupa el puesto 14 en conectividad y Valledupar el 21, ambas están lejos de los grandes centros urbanos.

Si Colombia logra mejorar los indicadores básicos de sus municipios, la brecha entre ellos se reducirá y la del país ante el mundo también.

Hay que advertir que en el caso de Bogotá-Soacha, algunos índices son jalonados hacia abajo por las diferencias evidentes que existen entre ambos municipios. Sucede en el ítem de acceso a educación básica y media, educación superior y algunos otros en salud.

El documento, como decíamos, más que establecer un ranquin entre municipios que no están en la misma etapa de desarrollo, sí es una herramienta valiosa para explorar caminos que conduzcan a hacerlos más homogéneos y compartir experiencias que les permitan acercarse en el cumplimiento de metas y objetivos. Y para ello es indispensable afinar, entre otros frentes, el acceso a información relevante como la eficiencia del transporte o la calidad del aire, que hoy no pueden compararse.

Todos estos ajustes contribuirán, de paso, a mejorar el índice de competitividad del país en el área de condiciones básicas, en la cual Colombia, no obstante mostrar avances, sigue rezagada ante el mundo, dado que los cambios son demasiado lentos. Hoy ocupa el puesto 137 en infraestructura, institucionalidad y acceso a educación y salud, entre otros indicadores.

ediorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA