Editorial

Castigo a delincuentes

Quien delinque debe pagar. Si no hay cárcel para tanta gente, se puede pensar en penas alternativas.

06 de noviembre 2017 , 12:45 a.m.

El miércoles pasado tuvo lugar en Bogotá una reunión, opacada un tanto por las humaredas de la política, que debe ser trascendental y tener desarrollos positivos y prontos, pues tiene que ver con la seguridad de la ciudadanía, un asunto que, junto con la salud, es de los que más golpean a diario y, por ende, preocupan a toda la sociedad.

Ese día, los alcaldes de las principales ciudades del país, agremiados en Asocapitales, con la asistencia del fiscal general, Néstor Humberto Martínez, hicieron un llamado al Gobierno, pero se debe entender también a la Rama Judicial toda, para que tumbe las leyes 1760 de 2015 y 1786 de 2016, que abrieron las puertas de las cárceles para miles de sindicados por “vencimiento de términos” y se ha vuelto una especie de llave maestra.

Según estadísticas, por esas normas unos 5.000 delincuentes salieron de prisión y centenares más están con un pie en la calle. De aquellos en libertad, como lo advirtió el Fiscal, “casi 700 han reincidido en el hurto, situación que afecta la tranquilidad ciudadana”.

Pero el asunto es más universal, y de fondo. Aquí se ha vuelto costumbre que las puertas de las cárceles sean giratorias para miles de malhechores, especialmente por los delitos de atracos y robos, en todas sus modalidades. Como lo informó este diario el viernes pasado, basado en estadísticas, entre 2016 y lo que va de este año, que casi alista maletas, cada mes en el país son capturados por estas contravenciones de la ley 1.300 delincuentes. En ese periodo, 9.094 de los capturados tenían entre 2 y 4 detenciones previas. Otros 592 presentaban entre 5 y 6 capturas anteriores, pero, desde luego, andaban en sus fechorías, convertidos en verdadero azote social.

Hay que hacer algo urgente para que los delincuentes reincidentes no sigan en la calle, convertidos
en azote

La lista es cada vez más vergonzosa, pues hay delincuentes con 10, 11 o hasta 40 arribos a la cárcel, pero que van de entrada por salida y aparecen de nuevo en su nefasta tarea contra las personas. A lo mejor, un par de aquellos reincidentes le quitaron la vida, el pasado 16 de octubre, en la zona de Teusaquillo, en Bogotá, al biólogo de la Nacional Juan Manuel Campo Kurmen. Otra vida valiosa lamentablemente perdida por robarle un celular y una cámara.

Esto no es nuevo. Se sabe, se sufre, se ha dicho siempre, pero, por desgracia, es letra muerta. Ante los jueces, por falta de pruebas, unas veces; por malas capturas, otras; o porque no creen que son un peligro para la sociedad, por A o por B, en ocasiones así hayan sido cogidos en flagrancia, alguna grieta impide que los criminales paguen penas de prisión. Eso, aparte de ser un flagelo que causa zozobra, y de cobrar vidas, deja entre la gente la sensación de que la justicia a veces se preocupa más por el delincuente que por los ciudadanos de bien. Además, desestimula la denuncia y a la misma policía, que siente que captura en vano. Aparte de que quiebra la fe en las autoridades.

Los alcaldes tienen razón. El que delinque tiene que pagar. Si no hay cárcel para tanta gente, se puede pensar en penas alternativas, en castigos con resarcimiento social. Pero algo hay que hacer urgente. En todo caso, que haya sanción. Sobre todo, justicia; que los delincuentes no se rían de sus víctimas en indefensión y de las mismas autoridades.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA