Editorial

Calamidad pública en Vichada

El número de familias damnificadas por la ola invernal ha llegado a 1.288.

14 de julio 2018 , 12:00 a.m.

Desde principios de junio se ha estado hablando de inundaciones y represamientos en los caños y de ríos desbordados en departamentos colombianos como Arauca, Guainía y Vichada. Al comienzo de esta semana se conoció que, según las investigaciones de la Fundación Prosocial y las gestiones de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), el número de familias damnificadas ha llegado a 1.288. Y que dos municipios de Vichada, Puerto Carreño y Santa Rosalía, se declararon en calamidad pública porque –con el aumento de las lluvias y el crecimiento de los ríos– no se ve una salida pronta ni un futuro alentador.

Luego del desborde de seis ríos, la UNGRD, con el apoyo y la coordinación del Ejército Nacional, ha estado trasladando a los damnificados a zonas más seguras. Hay que ver las imágenes de la catástrofe, hombres y mujeres haciendo lo humanamente posible para rescatar sus pertenencias del diluvio –hombres y mujeres que escapan, con bolsas en las manos, en las barcas de evacuación– si se quiere entender el tamaño del desastre que enfrentan. Se trata de escuchar el llamado a la solidaridad hecho esta semana. Se trata de estar pendiente de la ayuda humanitaria que se ha estado pidiendo desde los municipios más afectados por la ola invernal.

 Se trata de estar pendiente de la ayuda humanitaria que se ha estado pidiendo desde los municipios más afectados por la ola invernal.

Vale la pena escuchar las angustiosas quejas del alcalde de Puerto Carreño: según ha repetido en diferentes medios de comunicación, a estas alturas de la desgracia, en su municipio ya hay 5.000 damnificados, 14 de los 28 barrios que componen el municipio han llegado a inundarse, los cultivos de arroz y de maíz están profundamente afectados, y el estado de las calles, llenas de grietas y de basuras, es lamentable. Siempre es tiempo de prevención: de anticiparse, hasta donde sea posible, a los embates de la naturaleza. Pero estos son los días de la empatía, la solidaridad, la acción y la rehabilitación.

Y los colombianos y sus dirigentes deben concentrar sus energías en el Vichada.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA