Editorial

Al borde del ‘default’

Maduro está en campaña presidencial y sigue decapitando cualquier posible liderazgo en la oposición.

10 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.

A la sensación de colapso que se ha apoderado de Venezuela en los últimos meses, en especial después de la instauración de la no reconocida por el mundo Asamblea Nacional Constituyente y de la decepción por el papel penoso de la oposición, se suma otro ingrediente que puede ser verdaderamente devastador para la economía del país y la situación de los ciudadanos del común, sumidos hace años en una crisis de desabastecimiento y escasez: la cesación de pagos o default.

Quizás lo único que ha honrado el gobierno de Nicolás Maduro, en medio de la crisis que el mismo chavismo provocó, ha sido eso: el pago de sus compromisos de deuda internacionales, por los que ha tenido que sacrificar la importación de alimentos y de los insumos cuya falta tiene paralizado lo poco que quedaba de la industria nacional.
Solo hoy debe depositar unos 81 millones de dólares, y de esta fecha a lo que resta del año, Caracas debe pagar entre 1.470 y 1.700 millones de dólares en intereses de bonos. Y para el 2018 está comprometido a desembolsar unos 8.000 millones, cifra enorme si se piensa que las reservas internacionales del país apenas llegan a los 9.700 millones de dólares.

Si a ello se agregan el inicio de las sanciones de la Unión Europea, las represalias financieras de Estados Unidos –que tienen asfixiada su búsqueda de liquidez–, los precios del petróleo que no acaban de despegar y el hecho de que el año que viene es de elecciones presidenciales, en las cuales deberá hacer grandes inversiones para que no le cobren en las urnas su bajísima popularidad, el panorama luce bastante más sombrío.

Un sombrío panorama se vislumbra sobre Venezuela. Una eventual cesación de pagos de la deuda complicaría más la vida de los ciudadanos.

En suma, los expertos no ven de dónde va a sacar Maduro el dinero para pagar, y por eso las agencias Moody’s, Standard and Poor’s y Fitch rebajaron la calificación de la deuda del país.

Curiosamente, algunos expertos coinciden en que dejar de pagar le liberaría a Maduro los recursos necesarios para hacerse reelegir, aunque las consecuencias serían funestas a largo plazo porque se le cerrarían las vías internacionales de financiamiento. Haber anunciado que buscaba refinanciar la deuda fue el reconocimiento de su desastre económico y de que está en manos de la generosidad de Moscú y de Pekín, que, al parecer, están cansándose.

En el plano político, Maduro ya está en campaña presidencial. Lo explica la manera sistemática como ha venido decapitando cualquier posible liderazgo en la oposición, bien a través de la cárcel, la inhabilitación o el exilio, como parece ser el caso más reciente del joven vicepresidente del parlamento, Freddy Guevara, quien está en calidad de huésped en la embajada de Chile por el levantamiento de su fuero para ser acusado por su papel en las protestas contra el régimen. Evidentemente, el segundo del movimiento de Leopoldo López no quiere ser un mártir más en las vitrinas de los presos políticos del chavismo, por lo que la oposición deberá afrontar, si decide participar, unos comicios sin líderes de peso y de la mano oscura de un Consejo Nacional Electoral que ya perdió la vergüenza.

No son buenos tiempos para Venezuela, pero los revolucionarios bolivarianos están dispuestos a que sean peores.

- editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA