Editorial

Abusos que pagan todos

El país está en mora de iniciar el debate sobre los verdaderos alcances del derecho a la salud.

11 de enero 2018 , 12:00 a.m.

El derecho a la salud no está en discusión, como tampoco que la gente acceda a los servicios de manera oportuna y suficiente para garantizar su bienestar en un contexto de integralidad. Lo que no se justifica es que bajo estas premisas se hayan normalizado una serie de abusos que, en rigor, son verdaderos saqueos que ponen en riesgo las famélicas finanzas de ese sector.

Es increíble que con las platas de la salud se tengan que pagar caprichos que van desde muñecas inflables, dotaciones y mobiliarios para domicilios, acompañantes permanentes, hasta el pago de servicios públicos, que hábilmente son relacionados como factores determinantes para la mejoría de los solicitantes.

Todo, al amparo de tutelas en las que no siempre impera el sentido común, sino que parecen ser producto de un desborde en la interpretación del derecho, al darles vía libre a prescripciones médicas ilógicas o a solicitudes en las que han metido la mano algunos intermediarios interesados.

Al amparo de tutelas no siempre impera el sentido común, sino que parecen ser producto de un desborde en la interpretación del derecho.

Para la muestra está la observación hecha esta semana por el ministro Alejandro Gaviria sobre un fallo del juzgado 23 de Bogotá que favorece a una persona en condición de discapacidad visual con un listado exótico que incluye termómetro para carne, enhebradores, reloj específico, indicador de nivel de líquidos, pesas para cocina, entre otros elementos.

Aquí no se trata de responsabilizar solo a los pacientes, porque se ha evidenciado que detrás de estos atropellos se agazapan cadenas de inescrupulosos, en las que participan desde médicos alejados de la ética, proveedores descarados, farmacéuticas ventajosas y hasta algunas organizaciones que utilizan la defensa de los enfermos como excusa para favorecer a sus financiadores.

El país está en mora de iniciar el debate –a todo nivel y con jueces incluidos– sobre los verdaderos alcances del derecho a la salud y la génesis de nuevas fuentes de recursos para cubrir los componentes sociosanitarios que verdaderamente impactan en la salud y, de paso, atajar a estos depredadores del bien común.

- editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA