Editorial

A hacer lo correcto

La Cámara de Representantes necesita adoptar los pliegos tipo en la contratación departamental.

19 de noviembre 2017 , 11:28 p.m.

No es necesario un estudio profundo de los factores que permiten la proliferación de prácticas venales en el país para concluir que la conocida “contratación a dedo” es un problema descomunal. Las licitaciones hechas a la medida de un proponente se han convertido en la norma en la mayoría de municipios y departamentos. Por tal motivo, los expertos han insistido hasta el cansancio en la necesidad de implementar los llamados pliegos tipo con el propósito de evitar abusos.

Precisamente, ese es el objeto de una iniciativa que avanza en el Congreso, pero que lamentablemente encuentra obstáculos que la tienen en problemas. Hoy, el texto se encuentra listo para su último debate en la plenaria de la Cámara de Representantes, y no obstante la buena voluntad vista hasta ahora, intereses particulares han influido para que se hunda la obligatoriedad de los pliegos tipo. Estos obligan a tener una redacción estándar, clara y uniforme de los requisitos del proceso de selección que se utilizarán por todas las entidades cuando quieran contratar obras públicas e interventorías.

No hay que llamarse a engaños. Este es un imperativo para disminuir la corrupción y blindar los recursos públicos. Y es que a nivel departamental, 76 por ciento de los procesos de contratación culminan con un solo oferente habilitado; y en los municipios, esta cifra llega a un escandaloso 96 por ciento.

El contraste con entidades del Gobierno Nacional, como la ANI o el Invías, es enorme. En este último se abrieron 159 procesos a los que se presentaron 1.180 oferentes; es decir, hubo un promedio de siete por cada uno.

En su afán de combatir los nichos de corrupción, tanto la Contraloría General como la Procuraduría han avalado el proyecto original. La semana pasada, el propio Juan Manuel Santos hizo un llamado a los representantes para votar la iniciativa con la redacción correcta. “Los pliegos tipo son los que le darán transparencia a la contratación”, señaló el mandatario.

La reforma es clave en la meta de cerrarle las puertas a la corrupción, la gran inquietud presente en la ciudadanía

Es importante destacar que con este proyecto también ganan los municipios y entes territoriales. La propuesta va a mantener la autonomía de las entidades contratantes en todos los niveles, con lo que van a poder seguir definiendo las necesidades de inversión y asignar el gasto público. Tal vez el beneficio más importante es la pluralidad de oferentes: pequeños, medianos y grandes. También va a promover la eficiencia y economía del proceso de selección, va a blindar y ayudar a los funcionarios que están a cargo de estos procesos, y va a simplificar y facilitar la tarea de los entes de control.

El sistema de compras públicas del país es complejo, con reglas que se superponen y que a menudo no son fáciles de implementar. Por eso hay que utilizar esquemas como el pliego tipo.

La misma importancia le han dado al tema organismos como la Sociedad Colombiana de Ingenieros, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Federación Internacional de Ingenieros (Fidic). Por tal motivo, hay que hacerle un llamado a la Cámara de Representantes para que enmiende el camino y haga lo que es correcto.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA