Opinión

Hola a las Farc

Aunque nos cueste aceptarlo, las Farc llegaron para quedarse y convivir a nuestro lado.

03 de julio 2017 , 01:24 a.m.

‘Adiós a las Farc’ fue el titular de este diario al día siguiente de la entrega final de armas. La frase parecía presagiar una nueva era, como si los miembros de las Farc ya no existieran o se hubieran ido a otro planeta. Adiós a las armas o adiós a la guerra tal vez son expresiones que funcionan bien para guardar en una cápsula del tiempo o en un libro, pero en esta etapa del proceso resulta más pertinente un saludo que una despedida.

Aunque nos cueste aceptarlo, las Farc llegaron para quedarse y convivir a nuestro lado. ¿Qué vamos a hacer, entonces, con ese ejército de hombres y mujeres sin armas ni trabajo? No estoy preguntando qué hará el Estado, aunque es indudable que tiene una inmensa tarea por delante para poner en marcha procesos de inserción y reconciliación, sino qué haremos como sociedad civil (yo, tú, nosotros, ellos).

¿Podemos conformarnos con que se capaciten en campamentos aislados para ser escoltas de ellos mismos? ¿Nos creeremos ese cuento del emprendimiento como algo que se da espontáneamente y supondremos que todos montarán panaderías? ¿Los veremos pasear y trabajar cerca de nuestras casas, en nuestros campos y ciudades, o esperaremos que se queden en esas mismas tierras que jamás conocimos –salvo por televisión– mientras ‘pasaba’ la guerra?

Más allá de las frases bienintencionadas que han inspirado campañas del tipo ‘soy capaz’ en empresas, restaurantes y redes virtuales, hoy llegó la hora de preguntarnos de qué somos capaces, en realidad, y de afrontar dilemas que nos crearán conflictos difíciles de resolver. Las estigmatizaciones y los miedos que cargamos, las ideas de confianza, de justicia y de seguridad se pondrán a prueba en muchas decisiones. ¿Les daremos trabajo, por ejemplo? ¿Qué harán tantos empresarios del ‘#soy capaz’ al ver sus hojas de vida?

Hace poco, en un taller con familias que tienen niños de primera infancia estuvimos aterrizando esos dilemas. ¿Contrataría a una excomandante de las Farc como niñera o como profesora de jardín infantil? fue una de las preguntas. ¿Sería necesario, en el segundo caso, que la directora consultara con las familias de sus alumnos esa decisión, o bastaría con seguir el protocolo habitual de contratación? Frente a un supuesto conflicto entre confianza y seguridad, ¿cuál sería la respuesta? ¿Existe una respuesta?

Más allá del ámbito laboral en el que los empresarios podrán demostrar la veracidad de sus campañas publicitarias optimistas, los dilemas electorales también se multiplicarán. Esa manida idea de dejar hacer política a los miembros de las Farc, puesto que, al fin y al cabo, no tienen ninguna posibilidad de llegar al poder, parece una variación de esa premisa eternamente colombiana según la cual hay gente que nunca tendrá chance real –tan solo nominal– de gobernar, y nos delata a todos, electores y elegidos. ¿Cuánto tiempo nos tomará desinstalar esas ideas para decir ‘hola a las Farc’ y asumir que todos los trabajos y todos los cargos posibles son inherentes al proceso de paz que estamos construyendo?

Recibir a los miembros de las Farc con los guetos cerrados –los barrios, las escuelas, las empresas y las instancias de poder– es repetir esa inclusión a medias que ha sido el caldo de cultivo de la marginalidad de la que vienen y a la cual pueden regresar, a menos que asumamos la tarea colectiva de integrarlos. Porque, además de la exclusión, la muerte sigue acechando, y esta vez no podemos permitir más exterminios. Si nos vuelve a pasar, si los volvemos a perder porque se enrolen en otros ejércitos ilegales o los maten o se mueran en vida ante la falta de opciones, habremos perdido otra oportunidad, quizás la última, de aprender a vivir juntos.

YOLANDA REYES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA