Opinión

¿Contribución a la belleza?

La capa de base y laca y el decorado del salón de Norberto se opone al cambio de paradigma.

31 de julio 2017 , 12:10 a.m.

Puede parecer irrelevante escribir sobre la condecoración otorgada a Norberto, el dueño de un salón de belleza bogotano con pretensiones de castillo rococó de pastillaje, pero resulta que “la Orden en el Grado de Caballero” le fue entregada nada menos que por el Congreso de la República de Colombia. Las razones para postularlo que esgrimió Rosmery Martínez, senadora de Cambio Radical y clienta de su peluquería (a mucho honor, dijo ella misma), se sintetizan en “su contribución a la belleza, tanto en Colombia como en el extranjero”.

Por sus manos han pasado reinas nacionales, ‘miss’ mundos y ‘miss’ universos, argumentó la senadora, como si fuera gran hazaña, y presentó la solicitud a la mesa directiva de la corporación, me imagino que con documentos preparados por sus asesores pagados por nosotros, y siguiendo las consabidas leguleyadas, para demostrar su aporte a la cultura y “al embellecimiento de-la-mujer-colombiana”. Cada congresista puede condecorar a un ciudadano, se justificó la senadora, pero luego nos endilgó la responsabilidad a todos: “Este galardón es impuesto a nombre del pueblo colombiano a los ciudadanos que se han destacado por su vocación de servicio al país” (sic), se lee en los publirreportajes.

Cuando algo se hace y se dice en nuestro nombre –y en eso consiste, esencialmente, el trabajo que les hemos delegado a los parlamentarios–, no solo se gastan recursos públicos tangibles, sino también un capital simbólico. De ahí que una condecoración otorgada por uno de los poderes públicos del Estado implique el reconocimiento de un deber ser, de un ejemplo digno de imitación nacional, que se ha elegido mediante una deliberación parlamentaria, alrededor de criterios públicamente conocidos, y no de la discrecionalidad (o la opinión o el capricho) de alguien con poder político.

“Yo ayudo mucho a la gente necesitada, y ahora mucho más”, declaró Norberto, con esa falsa indulgencia que confunde derechos con beneficencia, y su mentora manifestó en una entrevista radial que el empresario llevaba cincuenta años trabajando como gran tributador, lo cual significaba simple y llanamente, según también explicó, que pagaba impuestos como todos nosotros, los no condecorados. Para mayor ilustración, la senadora es hermana de Emilio Martínez, un exrepresentante liberal a la Cámara por el Tolima, en el periodo 1998-2002, que perdió su investidura y fue inhabilitado de por vida para ejercer cargos públicos por presuntos malos manejos de recursos públicos, pero eso no se le puede preguntar a la senadora sin ganarse un regaño público.

Aunque el trabajo legislativo de Rosmery Martínez se ha vinculado a causas y comisiones relacionadas con equidad de las mujeres, la condecoración que acaba de otorgarle a su “estilista” ilustra la vieja alianza entre el supuesto poder femenino y la belleza de salón. Esa belleza de pastiche, como la capa de base y laca y el decorado del salón de Norberto, que se premia, se domestica y se uniforma, y que empastela la identidad detrás del imperativo de agradar a los “caballeros” se opone radicalmente al cambio de paradigma en cuestiones de género.

Al ser otorgada por una mujer senadora con el aval de la mesa directiva, la condecoración no solo refuerza los estereotipos sobre la belleza femenina que están en el centro de la cultura del machismo, sino que ilustra también la discrecionalidad parlamentaria para favorecer (con medallas y con tantas otras concesiones que están saliendo a relucir en estos días) a ciertos ilustres ciudadanos. Como en la gota de sangre analizada en el laboratorio, el caso, aparentemente trivial, es una muestra de lo que circula por esos salones tan lindamente decorados.

YOLANDA REYES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA