Opinión

Celebración de la vejez

El hombre contemporáneo ha perdido una parte de su alma porque ya no afronta la muerte.

10 de abril 2017 , 02:18 a.m.

Hay una edad por la que nuestros contemporáneos no quieren pasar, afirma el filósofo francés Robert Redeker, uno de los invitados a la próxima Feria del Libro de Bogotá. “Desean olvidarla y la olvidan, ¡así como quieren olvidar la muerte! La condición que hace posible este olvido es que la vejez sea ocultada y acorralada”. Esa “última edad” a la que no le sigue ninguna otra es el tema de ‘Bienaventurada vejez’, un libro publicado en Francia en el 2015 y coeditado por Fondo de Cultura Económica y Luna Libros, que promete ser uno de los lanzamientos más interesantes de Filbo.

La radiografía de ese “pueblo de cabello gris”, cada vez más numeroso, que parece condenado a posar de eterna juventud embadurnado con cremas ‘antiedad’, inflado de Bótox, estimulado con Viagra y esclavizado entre las prohibiciones dietéticas, los suplementos vitamínicos y la obsesión por el modelado del cuerpo, ilustra la “utopía inmortalista” que, según el autor, es un signo de los tiempos, especialmente en la cultura occidental.

Si en su libro ‘Egobody’, Redeker reflexionaba sobre el desastre antropológico que llevó al ser humano del siglo XXI a confundir su yo con ese cuerpo esculpido por una mezcla de tecnologías mecánicas, químicas, mediáticas y deportivas, en ‘Bienaventurada vejez’ vuelve a llamar la atención sobre la construcción cultural que es el cuerpo humano y que está marcado por las épocas. En ese sentido, el cuerpo del Viagra podría sintetizar la idea contemporánea de humanidad en ese hombre-aparato, condenado a un desempeño que incide en la concepción de vejez.

En otros tiempos, cuando la muerte era un rito de tránsito hacia otra vida futura, la vejez anticipaba una continuidad y podía ser concebida como una etapa de transformación similar a la adolescencia o, mejor aún, representaba otro nacimiento. Sin embargo, eliminadas las creencias sobre “el más allá” y el infierno teológico, Redeker señala cómo el infierno se ha desplazado a la vejez misma. Quizás por eso tememos más a un cuerpo maltrecho que al fuego eterno.

A partir de la radiografía de una sociedad que elude el dolor, que lucha contra la biología y que enmascara el paso del tiempo en un lenguaje políticamente correcto (adultos mayores, en vez de viejos) y en unas prácticas y unos lugares que esconden a los ancianos y borran la muerte para no molestar al resto de los humanos, la aguda reflexión de Robert Redeker nos interpela, sin importar la edad que tengamos, sobre nuestros miedos y nuestras relaciones, y sobre lo que pensamos acerca de la vida y la muerte.

Una de las tesis del libro es que el hombre contemporáneo ha perdido una parte de su alma porque ya no afronta la muerte. En consecuencia, el filósofo plantea que la muerte se debe proteger y que la suerte de nuestra humanidad depende de ello. “Mientras haya cementerios para recordar la muerte, la vejez no podrá volverse invisible”, afirma, y sitúa el contacto con la vejez como una escuela del ser humano y como una meditación sobre el tiempo.

La serenidad, el desapego a lo que sobra y los vínculos con quienes nos bastan, el regreso a las raíces y la libertad que se van conquistando al envejecer llevan al autor a proponer una disidencia que sintetiza en una bella frase, inusual para los tiempos que corren: la de “vivir como si fuéramos viejos”. En una sociedad que se ha dedicado a “matar el tiempo”, Redeker nos previene contra la muerte de la muerte, que es una amenaza para la humanidad misma. En estos días propicios para la reflexión, celebro este libro y celebro que ya casi llega la feria para abrirnos la mente a esa “tarea poética”, como la llama Richard Ford, otro de los autores invitados, que nos permite imaginar la vida de los otros. Y también la de nosotros.

YOLANDA REYES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA