Opinión

La invasión de los ‘hooligans’ virtuales

Por fortuna existe la opción de bloquear, que es muy útil para evitar desgastes y malos ratos.

26 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Las redes sociales son como la gente: hay de todo. Y así como uno no puede generalizar al referirse a “la humanidad entera que entre cadenas gime”, tampoco puede satanizar ni sacralizar en forma genérica a Twitter o a Facebook. Dada la cantidad de opciones que hay para utilizar estas redes –según las conveniencias o preferencias de cada usuario–, sería una ligereza deducir que son la perdición o la salvación del mundo, o afirmar que son una alcantarilla o un santuario; ni lo uno ni lo otro.

En el caso particular de Twitter, hay discusiones que con frecuencia tienden a volverse insulsas o desagradables, dependiendo de los temas y, desde luego, de los participantes, muchos de los cuales pasan con suma facilidad de lo superficial a lo chabacano y de la vulgaridad a la intimidación.

Hace unos años, en un periódico británico, hacían un paralelo entre el comportamiento de los matones de las redes y la conducta de los 'hooligans', que durante décadas fueron el azote del fútbol inglés. En una comparación que resultaba muy útil para entender un poco el fenómeno de la intolerancia virtual, el reportaje hacía referencia a esos aficionados que de lunes a viernes son padres de familia comunes y corrientes, que trabajan de nueve de la mañana a seis de la tarde, que acompañan cada día a sus hijos al colegio y que son ciudadanos ejemplares. Sin embargo, al llegar el domingo al estadio, esos mismos sujetos, amparados en el anonimato y poseídos por el espíritu de la masa, dejan de ser individuos y se envalentonan para darle rienda suelta a la intolerancia; lo cual los lleva no solo a proferir insultos sino a proceder, incluso con violencia, contra todo lo que se mueve a su alrededor.

No se puede satanizar ni sacralizar en forma genérica
a Twitter o a Facebook; sería una ligereza deducir que son la perdición o la salvación del mundo

Algo similar les ocurre a ciertos internautas de apariencia normal que al encontrase frente a una pantalla se sienten empoderados y se transforman en seres irreconocibles que a la menor ‘provocación’ responden con un amplio repertorio de insultos y amenazas contra los que no comparten sus puntos de vista.

Muchos hemos sido víctimas de aquellos que no miden el contenido ni el alcance de sus injurias. Y aunque en no pocos casos terminan arrepentidos de convertir los teclados en gatillos, es muy grave el daño que pueden llegar a causar.

El más reciente damnificado de estos atropellos es Felipe Zuleta Lleras –exdefensor del lector de EL TIEMPO y con más de 240.000 seguidores–, quien se vio obligado a cerrar su cuenta de Twitter, agobiado por un aluvión de agravios y amenazas como reacción a su más reciente columna en El Espectador, titulada ‘La cloaca’, en la cual cuestionaba el comportamiento de muchos tuiteros.

La verdad es que a mí me sorprendió la decisión de Zuleta, quien se ha distinguido por un estilo de escribir franco y directo, sazonado a ratos con expresiones malsonantes. A estas alturas del partido yo pensaba que alguien como él, que dice las cosas sin tapujos y sin filtro, estaba curado de espantos; pero no fue así y lo entiendo, pues en 2011 yo también cancelé mi cuenta de Twitter por razones similares. Sin embargo, decidí regresar unas semanas después, luego de que alguien trató de suplantarme, falsificando mi perfil. Desde entonces, hago caso omiso a las ofensas e insultos que recibo a diario y a cuyos autores les aplico la ‘twitanasia’ sin mediar palabra.

Cuando se tienen tantos seguidores, es absurdo pretender que todo el mundo esté de acuerdo con uno, y de hecho hay muchos contradictores con los cuales es posible sostener una polémica civilizada y constructiva; para los demás, los aficionados al cyberbullying y al madrazo gratuito, existe la opción de bloquear, que es muy útil para evitar desgastes y malos ratos.

VLADDO

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA