Opinión

¿Escoltas o mensajeros?

Muchos escoltas realizan actividades que nada tienen que ver con sus funciones de protección.

11 de julio 2018 , 12:00 a.m.

No es fácil calcular cuántos de los centenares de líderes sociales asesinados en Colombia en los meses recientes habrían podido salvarse si hubieran contado con un adecuado esquema de protección de parte del Estado. Más complicado aún es establecer cuántas de esas personas –cuyas muertes hoy nos indignan– acudieron a alguna entidad gubernamental a pedir ayuda y esta les fue rechazada; bien fuera por negligencia o por cualquier otra razón inexcusable.

De lo que sí estoy seguro es de que hay muchos políticos, congresistas, concejales, empresarios, periodistas y funcionarios que cuentan con esquemas de protección sin justificación alguna. Y también hay muchos exfuncionarios que, una vez se apartan de sus cargos, se niegan a bajarse de los carros blindados, aunque no los necesiten.
Como en todo, hay excepciones. Conozco el caso de alguien a quien hace unos años, en una situación muy puntual, la Unidad Nacional de Protección le asignó dos guardaespaldas y una camioneta blindada. Como es habitual, los gastos de la gasolina y el mantenimiento del vehículo, así como el armamento y el sostenimiento de los escoltas, corrían por cuenta de esa entidad. Luego de algunas semanas, al sentir que su integridad física no estaba en riesgo, el personaje llamó a la UNP, a pedir que el esquema le fuera retirado.

Sin dar crédito a la solicitud, la funcionaria de la UNP le preguntó: “¿Está seguro?”; a lo cual dicho ciudadano respondió afirmativamente. “Esa era una medida de precaución, pero pienso que ya no hay motivo de preocupación; no creo que vaya a pasarme nada”, le replicó. Al oírlo tan convencido, la señora, en un ataque de sinceridad extrema, le confesó: “Bueno, le cuento que usted es una excepción, porque en este país casi nadie devuelve un esquema de protección”.

¿Cómo es posible que mientras algunos funcionarios pantalleros andan en las ciudades con decenas de guardaespaldas muchos líderes sociales sigan cayendo acribillados por falta de protección?

Y la verdad es que a la funcionaria no le faltaba razón. Al fin y al cabo, un esquema de seguridad es algo muy cómodo, pues el beneficiario no solo cuenta con un conductor de dedicación exclusiva las 24 horas del día, de domingo a domingo, sino que se ahorra el chocante pico y placa, ya que dicha medida no afecta a los carros blindados. Y si además todo el servicio es gratuito, qué más se le puede pedir a la vida. Después de un tiempo acostumbrado a semejantes comodidades, quién va a querer volver a vivir como un ciudadano de a pie...

No obstante, para muchos afortunados que cuentan con escolta oficial las anteriores gabelas no son suficientes y usan a esos fieles escuderos para variados propósitos, como sacar a pasear los perros del ‘doctor’, cargar el mercado de su señora (la del protegido, por supuesto), prestar servicios de mensajería o desempeñar otros oficios que nada tienen que ver con sus funciones de protección y, en teoría, no deberían realizar.

¿Cómo es posible que mientras algunos funcionarios pantalleros andan en Bogotá con varias camionetas y decenas de guardaespaldas, en muchos pueblos remotos los líderes sociales sigan cayendo acribillados por falta de protección? ¿Se justifica que haya algunos periodistas con ostentosos esquemas de seguridad pagados por el erario, mientras numerosos dirigentes cívicos o comunitarios tienen que huir de sus regiones porque no tienen quién les cuide la vida?

¿No sería un noble gesto de solidaridad –y de sensatez, por Dios– que esos personajes se dieran cuenta de que sus escoltas podrían prestarle un mejor servicio a un defensor de derechos humanos en alguna zona apartada del país? ¿No será hora de que la UNP sea mucho más rigurosa al asignar y supervisar los esquemas de seguridad que todos pagamos a punta de impuestos?

Aunque las respuestas pueden parecer obvias, a la luz de la situación crítica que se está viendo, no está de más plantear estas preguntas una y otra vez.

VLADDO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA