Opinión

De fariseos y pataleos

El que aconseja a los suyos fugarse para eludir la justicia, ¿dándoselas de defensor de la ley?

12 de abril 2017 , 12:00 a.m.

Muy a mi pesar, me toca hablar hoy de un tema que no es el más divertido y que quizás a algunos puede parecerles muy trillado. Aunque me habría gustado más escribir sobre las vacaciones o las nuevas series de Netflix, el fariseísmo de nuestra política se robó mi atención.

Es que no de otra manera se puede llamar la forma como muchos actúan ahora, cuando el país avanza en la implementación de un proceso de paz con el cual empezamos a darle la vuelta a una página nefasta de nuestra historia. Ellos insisten, por una parte, en desconocer un conflicto de medio siglo y, por la otra, se niegan a tributarles a las víctimas un gesto mínimo de respeto.

El más ruidoso de todos esos fariseos, con su hipocresía y su grandilocuencia, es sin duda Álvaro Uribe, quien, a pesar de que se la pasa invocando a Dios y a la Virgen Santísima, ha querido atravesarle toda clase de obstáculos a la paz; aunque cada miércoles de ceniza se pinta en la frente una cruz del tamaño de una catedral, no sabe lo que es el perdón. Va a misa, se arrodilla y se da golpes de pecho con los ojos cerrados, pero piensa más en la venganza que en la reconciliación. Es patético.

Aquel, en cuyo gobierno se interceptaban las comunicaciones de opositores y periodistas, ¿hablando de garantías?

Desde luego, en un ambiente donde tantos y tantas dicen una cosa y hacen otra, el polémico senador está lejos de ser un caso aislado; hay mucho fariseo suelto. Sin embargo, por tratarse de alguien a quien tantos siguen, veneran y obedecen a pie juntillas, su situación es fuera de lo corriente.

Como todos vimos, fiel a su precepto de predicar y no practicar, Uribe –salpicado en más de un escándalo de corrupción– tuvo la osadía de convocar en compañía del destituido exprocurador Alejandro Ordóñez una marcha ¡contra la corrupción! Y, como si eso fuera poco, ninguno de los dos levantó la voz para rechazar el cacareado apoyo de alias Popeye.

No contento con eso, Uribe salió días después a proclamar a grito herido que Santos acabó con la independencia de la justicia, como si él la respetara tanto... ¡Él! Él, que chuzaba a los magistrados de la Corte Suprema, ¿defendiendo la independencia de la justicia? Él, que va a la Fiscalía General de la Nación a lustrarse los zapatos, ¿pidiendo respeto por la justicia? Él, que les aconseja a sus buenos muchachos irse del país para eludir la acción de la justicia colombiana, ¿dándoselas de defensor de la ley?

Pero la mayor muestra del fariseísmo uribista la vimos el Domingo de Ramos, en la sesión de homenaje a las víctimas del conflicto, cuando el jefe del Centro Democrático abandonó el Capitolio Nacional, no porque le negaran la palabra sino porque no lo dejaron trapear con las víctimas. ¿Se le habrá olvidado al expresidente cómo trataba él a las madres de las víctimas de los falsos positivos de Soacha?
En medio de su pataleta –en lo que puede definirse como otro caso típico de “usted no sabe quién soy yo”– el flamante senador, seguido por su séquito de áulicos, se salió del salón elíptico dizque por falta de garantías y se fue con sus arengas para la plaza de Bolívar. ¡Háganme el favor! Él, en cuyo gobierno se interceptaban las comunicaciones de opositores y periodistas; el mismo que trata a sus adversarios políticos como terroristas o traidores a la patria, ¿hablando de garantías? ¿Será que nos cree amnésicos o caídos del zarzo?

En la antesala de una nueva campaña presidencial, no pocos fariseos comienzan ya a mover sus fichas y a preparar su estrategia. Empezando por el señor Uribe, que tanto provecho le ha sabido sacar a su carita de sacristán de pueblo. Y que me disculpen los sacristanes.

* * *

Colofón. Vergüenza debería darles a esos congresistas que el Día de las Víctimas no asistieron al Capitolio o que se ausentaron antes de que la sesión concluyera.

VLADDO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA