Opinión

Gobernados por faraones de papel

El uso de gas natural es asunto de debate: se promueve su uso, a pesar de ser un contaminante.

01 de abril 2017 , 12:00 a.m.

Soy una de las tantas personas indignadas en Colombia porque me siento gobernada por faraones de papel, que poco a poco destruyen nuestra fe, nuestro país y hasta nuestra vida. Nunca vi el triunfo del ‘No’ como una victoria de Álvaro Uribe. No veo la marcha de este 1.° de abril como un respaldo a él o a otro político de su línea. La veo como una resistencia civil ante la soberbia de nuestros gobernantes, incluido el presidente Santos y sus ministros; incluidos alcaldes y gobernadores que no respetan la voz del pueblo ni los conceptos técnicos para la toma de decisiones que nos afectan a todos.

Digo esto, entre otras cosas, por lo que está pasando con el aire de Medellín. Desde hace más de una década, estamos advirtiendo sobre lo que se veía venir, pero el descuido de nuestros alcaldes-faraones nos tiene en una situación crítica. Alcaldes declarados como ‘los mejores’ en las encuestas hicieron oídos sordos cuando se les demostró con todos los argumentos técnicos que el Metroplús debía ser eléctrico –Alonso Salazar–; se les criticó por obras suntuarias que resultaron costosas y absurdas, como las pirámides de la avenida Oriental (cemento en lugar de árboles en las congestionadas vías céntricas) –Sergio Fajardo–; se les suplicó que no hicieran los llamados Parques del Río, obra costosa que destruyó cientos de árboles y exige deprimidos que aumentan la contaminación y se vuelven tubos de cemento llenos con aire peligroso para quienes padecen en ellos los trancones que se están presentando –Aníbal Gaviria–; se les pidió que no continuaran con la obra, y menos en la actual crisis, pero esta sigue adelante –Federico Gutiérrez–.

Empresas Públicas de Medellín sigue promoviendo el gas natural en lugar de multiplicar su inversión en investigación sobre fuentes no contaminantes.

En junio 16 del 2008, Hernán Toro, profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana y miembro del grupo de investigación en Transmisión y Distribución de Energía Eléctrica, que desde el 2002 viene dando voces de alerta y recomendaciones a la ciudad, demostró en el Concejo de Medellín por qué el Metroplús debía ser eléctrico, ya que también el gas natural aporta material particulado 2,5, el cual afecta seriamente la salud y es el que más nos preocupa hoy (ver acta 095 de sesión ordinaria del Concejo). Muchos replicamos estos conceptos; yo lo hice en mis columnas y en Telemedellín (ver columnas en ‘El Colombiano’ y ‘El Tiempo’, desde el 2008 en adelante). Pero ¡error histórico!: Metroplús se hizo de gas. Que el Área Metropolitana no siga diciendo que no contamina; que mida cuánto material particulado 2,5 se emite en la propia troncal de este sistema, para que nos demos cuenta del daño real que se está haciendo a la salud de los habitantes más cercanos a esa línea, especialmente, en el centro de Medellín, el sector más afectado en su aire.

Lo que está pasando con el gas natural en Medellín es un asunto de debate: se sigue promoviendo su uso en hogares y vehículos, con el argumento de que es más económico. Pero léase bien: ese gas domiciliario también está convirtiendo nuestras casas en fuente de material particulado 2,5, que afecta la salud, especialmente de los niños, como lo mostró la ‘Revista Chilena de Pediatría’ en una investigación publicada en el 2016. Esos cientos de taxis de gas, pequeños y mal calibrados, están aportando también material 2,5 en enormes cantidades. Cuando se estudian soluciones, hay que tener en cuenta estas realidades, que hoy ni se consideran por pensar solo en buses en mal estado.

Empresas Públicas de Medellín sigue promoviendo el gas natural en lugar de multiplicar su inversión en investigación sobre fuentes no contaminantes. Esta empresa dio el concepto favorable para el Metroplús de gas y hace grandes esfuerzos por incentivar el uso de este producto. Pero vale la pena tener en cuenta conceptos como el del profesor de la UPB Andrés Emiro Díaz, miembro del grupo de investigación arriba citado, quien dice que “es un buen negocio para la ciudad consumir la energía de Hidroituango y no seguir comprando gas natural, máxime cuando hoy hay tecnologías de cocción y calentamiento de agua que duplican la eficiencia energética frente a los sistemas de gas natural”.

Este ingeniero insiste en que si se hubiera acatado la recomendación del Metroplús eléctrico, ya la ciudad tendría una industria desarrollada de buses eléctricos. Pero lo que hoy vemos es una ciudad gris y una población enferma. Todo por cuenta y riesgo de nuestros faraones de papel. Este tema da para muchos análisis, pero por ahora digamos que lo mínimo que podemos hacer, además de guardar el carro, es levantar nuestras voces de protesta y exigirles reparaciones a los faraoncitos que están gobernando a Colombia.

P. D. Federico Gutiérrez ‒hoy alcalde‒, como presidente del Concejo de Medellín, fue líder en el tema de chatarrización y movilidad. Se espera que en esta coyuntura, su experiencia sirva para que Medellín tome decisiones históricas, ejemplares y sin presiones.

SONIA GÓMEZ GÓMEZ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA