Opinión

¿Buenos gobernantes los de Antioquia?

Los gobernantes de turno quieren lucirse en sus cuatro años y se olvidan del compromiso.

07 de noviembre 2017 , 01:26 a.m.

Siempre en las encuestas sobre alcaldes y gobernadores, los de Medellín y Antioquia aparecen en los primeros lugares. ¡Qué envidia de Medellín!, dicen en el resto del país. Pero lo que pasa es que en tierra de ciegos el tuerto es rey, ¡y la publicidad puede con todo! Miren solo dos ejemplos de una herencia que le dejaron al Alcalde de hoy sus antecesores:

Polémica Parques del Río: Proyecto de Aníbal Gaviria, diseñado para 5 fases, que comprende un millón 600 mil metros cuadrados a lo largo del río Medellín, con un costo total de 3,4 billones de pesos. Es una obra construida y administrada por la Sociedad Parques del Río, conformada por EPM, el Metro de Medellín e ISA. La primera fase costó $ 192.379 millones; tuvo, un sobrecosto de $ 31.000 millones La segunda fase, contratada tres días antes de terminar el mandato de Gaviria con el anuncio de que se habían reservado para ella $161 mil millones, ha necesitado adiciones de 100.000 millones, que el actual Alcalde tuvo que buscar para no dejar la obra en mitad del camino.

Esta enorme inversión tuvo toda clase de detractores desde el primer momento. Veamos solo una expresión que resume muchas: Caracol emitió, recién iniciado el proyecto, una alerta del Concejal Juan Felipe Campuzano sobre los efectos ambientales, sociales, financieros para el municipio. “Es un proyecto impertinente para la ciudad, es un proyecto que expone las finanzas públicas por los próximos 30 años y que va a traer unos problemas que la gente no se imagina ”.

Dicho y hecho: cuatro años después, además de la tala de cientos de árboles, los problemas de movilidad y contaminación y el ingente gasto en una obra no prioritaria, el alcalde de Medellín actual, Federico Gutiérrez, acaba de presentar al Concejo un proyecto para liquidar la sociedad Parques del Río, entre otras cosas, porque no ve claridad sobre la financiación y no está de acuerdo con pagos por valorización. La polémica está que arde: Algunos concejales dicen que esto equivale a aplicar los santos óleos a un programa de desarrollo urbano de largo plazo, que es un error garrafal y que las obras se pueden financiar con alianzas público privadas (Aura Marleny Arcila, Daniel Carvalho, entre otros). Del otro lado están quienes, como la concejala María Paulina Aguinaga, argumentan que no se puede seguir sacando plata a EPM para obras que no son de su objetivo y que se está sacrificando la inversión social en medio de grandes necesidades en salud, educación y empleo.

Polémica faraónica: cuando el entonces Alcalde Sergio Fajardo invirtió cerca de mil millones de pesos en unas pirámides de cemento y baldosines de colores en el separador de la Avenida Oriental, centro de la ciudad, llovieron las protestas porque se afectarían los árboles ya existentes que quedarían asfixiados, se haría un gasto innecesario y de pésimo gusto. El 22 de junio de 2007 EL TIEMPO dijo: “Polémica por construcción de 240 pirámides” y 'El Colombiano' sostuvo: "La administración del alcalde Sergio Fajardo decidió terminar su periodo como los faraones: legando pirámides a la posteridad". Y miren lo que dicen los titulares de prensa, 10 años después: El plan de intervención del Centro contempla el derribamiento de las pirámides de la Avenida Oriental para darles paso a más árboles, medida que permitirá la oxigenación de este espacio urbano altamente contaminado. ¡Sí, señores, las pirámides fueron un fiasco y hoy serán reemplazadas por 192 árboles! Y ni para qué seguir: el arreglo de la Biblioteca España, vale más de $ 11.000 millones y su construcción $ 15.000; el sobrecosto de la obra de valorización de la Transversal Inferior con los Balsos, en El Poblado fue de $ 5.000 millones y los retrasos han sido una tortura vial para los ciudadanos.

EL TIEMPO del 25 de julio de 2017 citó a la Cámara Colombiana de Infraestructura seccional Antioquia cuando dijo que es necesario invertir más en estudios y lo afirmó a propósito de los grandes problemas de obras en ejecución que vienen de anteriores administraciones: “Hay que renovar el modelo de contratación del municipio. Se debe buscar un modelo que nos diga cuánto vale una obra y cuándo se entrega y que efectivamente se cumpla”.

Este panorama evidencia una realidad que ya conocemos: los gobernantes de turno quieren lucirse en sus cuatro años y se olvidan del compromiso con el presente y el futuro. Falta planeación de largo plazo y esto es evidente en todo el país y también en Medellín, donde nos hemos ufanado de tener excelentes funcionarios. La verdad: hay que levantar las sábanas y hurgar más hondo.

SONIA GÓMEZ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA