Opinión

El cine, sus ceremonias y la política

Intentar despojar a la industria del cine de su contenido político es un empeño inútil e indeseable.

27 de febrero 2017 , 10:05 p.m.

El elefante en el cuarto en el que se celebró la ceremonia n.° 89 de los Óscar fue Donald Trump. Y todo empezó cuando el presentador Jimmy Kimmel anunció que la transmisión del programa llegaba “a más de 225 países que ahora nos odian”.

En un año en el que la elección de Trump ha crispado a la nación y al mundo entero, era apenas natural esperar que el talento cinematográfico mundial expresara su repudio a las políticas racistas, intolerantes, divisivas del actual presidente de Estados Unidos.

Asghar Farhadi, director de la película iraní 'El cliente', que ganó el Óscar, no asistió a la premiación en protesta por el agravio de Trump a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

En enero de este año, durante la ceremonia de los Globo de Oro, que entregan los corresponsales de diarios extranjeros a las mejores películas, Meryl Streep nos dio un adelanto de los Óscar con un emotivo discurso en el que nos recordó que fueron extranjeros los que fundaron Hollywood y que los actores premiados venían de Jerusalén, Ohio, Kenia, Carolina del Sur, Italia y Nueva Jersey.

Lo medular de su discurso, sin embargo, fue la lección de civilidad que le dio al entonces presidente electo, quien en su campaña se había burlado de un reportero discapacitado haciendo una grotesca imitación de él, al tiempo que los “deplorables” festejaban la ocurrencia riéndose y aplaudiéndolo.

“La falta de respeto incita a más faltas de respeto. La violencia, a más violencia”, dijo Streep, recalcando que cuando los poderosos abusan de los débiles, el mal ejemplo cunde.

Me imagino que esta semana, desde la Casa Blanca saldrán unos cuantos tuits y uno que otro comunicado para lamentar que se le haya dado un cariz político a una ceremonia que celebra el espectáculo.

De hecho, antes de la entrega de los premios ya hubo comentaristas conservadores que criticaron a los críticos por anticipado. “No me vengan con lecciones de política no solicitadas durante este tipo de eventos”, escribió uno. A otro le molesta que, instaladas en la riqueza, las celebridades de Hollywood lancen sus dardos políticos ante el regocijo de su audiencia de millonarios, sin importarles herir la susceptibilidad de los estadounidenses corrientes que votaron por Trump. Otro comentario verdaderamente risible que leí fue que los chistes políticos no tienen gracia.

La verdad es que la ceremonia del Óscar tiene una larga historia de activismo político, tanto de izquierda como de derecha. En 1972, por ejemplo, Jane Fonda fue aplaudida por unos y abucheada por otros por su oposición a la guerra de Vietnam. Algo semejante sucedió en 1978 con el discurso propalestino de Vanessa Redgrave y la airada respuesta del escritor Paddy Chayefsky para criticarla por hacer propaganda política durante la premiación.

También ha habido discursos para concientizar sobre la lucha por los derechos de las personas gais, de los trabajadores indocumentados, de los delfines y el sida; o para protestar por la ocupación china del Tíbet, la discriminación racial, la guerra en Irak y la falta de control en la venta de armas.

En 1999, cuando se honró la trayectoria artística del director Elia Kazan, la audiencia se dividió entre quienes le perdonaron haber delatado a sus compañeros ante el Comité de Actividades Antinorteamericanas en el inicio de la Guerra Fría y quienes siguieron reprochándoselo.

Y no podía ser de otra forma, porque no vivimos en un vacío político. Las películas reafirman o invalidan nuestras opiniones sobre las relaciones humanas y las instituciones, nos invitan a la reflexión y facilitan nuestras conversaciones. Intentar despojar a la industria del cine de su contenido político es un empeño inútil, imposible e indeseable.


SERGIO MUÑOZ BATA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA