Opinión

¿A qué viene Francisco?

Habría que ser muy ingenuo para creer que Bergoglio se va a limitar a “anunciar el evangelio”.

05 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Ya casi llega Francisco a hacer su show en Colombia, muy a pesar de monseñor Suescún, quien espera que no sea un espectáculo. Y, mientras llega, el vecino ordenó ejercicios militares en la frontera, que más parecen amenazas y provocaciones, amén de las reiteradas violaciones de nuestra soberanía que uniformados venezolanos vienen cometiendo casi a diario. Francisco se ha abstenido de condenar el quiebre de la institucionalidad de la hermana República y con sus llamados al diálogo ha ayudado a sostener la dictadura.

Y, mientras el Papa llega, se siguen destapando cosas del escándalo de corrupción judicial que hace rato se intuía. Altas cortes que no tienen quien las ronde, convertidas en verdaderas cuevas de Rolando; una mafia que se tomó –y politizó– la justicia y la convirtió en una compraventa de absoluciones y condenas, y hasta de beneplácitos a todo lo que pidan las Farc en nombre de “la paz”. No por nada, el sistema judicial tiene una opinión desfavorable del 83 por ciento (Gallup), casi igual a la de las Farc.

Precisamente, mientras el Papa llega, las Farc lanzan su partido político, el partido del Común(ismo). Mantienen el mismo acrónimo porque creen que no tienen de qué arrepentirse y no quieren “romper los vínculos” con su pasado. Como dice Foucault (invirtiendo a Clausewitz), “la política es la continuación de la guerra por otros medios”. Deben de estar muertos de risa: ya tienen mejor opinión favorable (12 %, según Gallup) que los partidos políticos (10 %) y menos opinión desfavorable que ellos (84 % frente a 87 %). Cómo estarán de desprestigiados los partidos que casi todos los candidatos se quieren lanzar por firmas.

Esa ausencia de críticas es prueba incuestionable de que se espera una manifestación política en la que el pastor convenza a su rebaño de aceptar el acuerdo de paz

Mientras el Papa llega, se empecinan todos en reiterar que se trata de una visita pastoral y no política, pero habría que ser muy ingenuo para creer que Bergoglio se va a limitar a “anunciar el evangelio”. En Cuba, en 2015, fue grotesco ver la visita ‘pastoral’ que le hizo al comandante Fidel, mientras que les negó audiencias a los perseguidos por el barbudo. Fue allí donde dijo que el acuerdo con las Farc se debería alcanzar “en el respeto de la institucionalidad y del derecho nacional e internacional para que la paz sea duradera”.

Sin embargo, poco antes del plebiscito del 2 de octubre, Francisco dividió a los colombianos y tomó posición: “Santos está arriesgando todo por la paz, pero veo también otra parte que está arriesgando todo para continuar la guerra. Esto hiere el alma”. Y enseguida anunció su correría proselitista: “Prometo que cuando este acuerdo sea blindado por el plebiscito, el reconocimiento internacional, yo iré a Colombia para enseñar la paz”. ¿Se habrá enterado de los atropellos a la institucionalidad y al derecho cometidos en nombre de esa paz, como la inobservancia del plebiscito? Su silencio cómplice sí que ‘hiere el alma’.

Si esta fuera una visita pastoral, estarían los bienpensantes amigos de “la paz” vomitando improperios como verdulera de pueblo porque un “Estado laico” no puede patrocinar giras apostólicas de 28.000 millones para promover un Dios que –dicen– “no existe”, como viene a ‘demostrarlo’ el apóstol sir Richard Dawkins, sin necesidad de papamóvil.

Esa ausencia de críticas es prueba incuestionable de que se espera una manifestación política en la que el pastor convenza a su rebaño de aceptar el acuerdo de paz y la cacareada reconciliación a cambio de un exprimidor de naranjas, y que voten por quienes se comprometan a blindar y desarrollar los acuerdos y no por quienes quieren hacerlos trizas. Que “ayude a cerrar las heridas de la nación”, como dice alias Lozada. A eso querían que viniera y a eso viene, a menos que el Espíritu Santo lo ilumine.

SAÚL HERNÁNDEZ BOLÍVAR

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA