Opinión

¿Cuba libre?

26 de julio de 2024. Entendí que algo estaba pasando en 'la nueva Cuba' impulsada por Trump.

27 de febrero 2017 , 11:31 a.m.

La Habana, 26 de julio de 2024

Cuando el famosísimo bloguero cubano Yotuel Bautista, desde la clandestinidad, abrió su entrega de hoy, 70.° aniversario de la toma del cuartel Moncada, con la frase de Fidel sobre la porquería del capitalismo incapaz de darles techo, salud y educación a los ciudadanos, entendí que algo estaba pasando en ‘la nueva Cuba’ impulsada por Trump y por 2.000 marines acuartelados en Guantánamo.

Las primeras elecciones libres posrevolucionarias de la historia de Cuba fueron un fiel retrato de la corrupción global: el partido del exilio inundó La Habana y las ciudades importantes con ríos de dólares y de promesas incumplidas. Y en las urnas, los cubanos, embriagados de libertad, les dieron la victoria a los anticastristas.

El nuevo jefe del Gobierno es descendiente de uno de los activistas más odiados, Jorge Mas Canosa, acusado de haber atentado contra el avión cubano del vuelo 455 en 1976.

Pero lo que mantiene preocupados a los cubanos de a pie es la voz, el rumor, de que el Gobierno autorizará cobrar arriendos; la educación ya no será gratuita y la salud se privatizará, y habrá que pagar hasta por una aspirina. Por esto ya se están reuniendo en la Sierra Maestra bandas de ciudadanos contrarios al nuevo sistema; y, como en el lejano 1959, un hombre lidera esta contrarrevolución, pero no se trata de un barbudo sino de un melenudo, Andy García III, nieto del gran actor que, al revés de su abuelo anticastrista, resultó revolucionario y experto hacker internacional.

Su primer ataque desde la Sierra Maestra no fue con fusiles, sino con terabytes. El objetivo, las cajas del erario: cuando distribuyó una buena suma de CPU a todos los ciudadanos, borró las deudas y colapsó el sistema digital del Gobierno, inundándolo de millones de correos inoperantes, gracias a un algoritmo desarrollado por él, ‘hackeando’ el correo de la embajada de EE. UU. y de todas las compañías multinacionales; cualquier actividad comercial, militar y gubernamental, los melenudos, armados solo de su PC, sus Mac, sus iPad, ‘hackeando’ paralizaron el país.

Y así, la historia se repite. Y a la medianoche del 31 de diciembre entró Andy García III a La Habana, operando una consola de sonido de 64 canales con una batería de gigantescos parlantes y una multitud de fans que a ritmo de hip hop coreaban ‘hasta la victoria siempre pre pre pre...’.


Salvo Basile

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA