Opinión

Cartagena con dos alcaldes

Cartagena es la fantástica, es la mágica, es la Heroica. Y merece ser bien dirigida.

16 de junio 2017 , 12:00 a.m.

Cuando ya la ciudad estaba acostumbrándose a la estampa elegante del joven politólogo de la alcurnia cartagenera Sergio Londoño Zureck, quien como escoba nueva había comenzado a barrer, y a barrer bien, reapareció en la plaza de la Aduana la redondez del alcalde electo Manolo Duque; Manolo sí va. Una tutela de una señora cartagenera que sentía que su derecho a elegir estaba siendo violado fue acogida por un juez que ordenó al Presidente de la República el reintegro del alcalde elegido.

Personalmente, y al parecer a otros cartageneros, la decisión del admirado Procurador de la séptima papeleta nos había parecido a muchos una alcaldada un tanto apresurada y nada favorable a la ciudad. Manolo fue elegido por el pueblo cartagenero y, como dicen, vox populi, vox Dei: la voz del pueblo es la voz de Dios.

Sí, es verdad que el alcalde saliente y reentrante se había rodeado de colaboradores nada eficientes y poco transparentes, pero este es un error que cometen muchos mandatarios, y en el caso colombianos. Hasta del Presidente, que por culpa de unos colaboradores ineptos ha sido incapaz de convencer a los colombianos de que él no es un presidente de 14 por ciento de favorabilidad, de que todas las mentiras de la oposición son repetidas tantas veces que el pobre pueblo cree que son verdad.

A Manolo este tatequieto le va a servir mucho, y ahora que está en el ojo del público y con la prensa al acecho, estoy seguro de que va a cambiar su manera de gobernar la ciudad, mi pobre ciudad, que acaba de cumplir 484 años y ha sobrevivido a los ataques de la Conquista y después, de los piratas y luego, de los españoles de Murillo y más tarde, de las inútiles guerras de la violencia liberal-conservadora, de la corrupción, del conflicto, del narcotráfico...

Por eso el epónimo de Heroica, porque, a pesar de todos estos ataques, sigue siendo la ciudad más bella de Colombia, la que recibe a reyes y presidentes; es sede de los congresos más grandes del continente y de las reuniones políticas más importantes, es el primer destino turístico del país. Aunque la mitad de la población vive en condiciones de pobreza, siguen llegando a la ciudad desplazados de la violencia y, últimamente, millares de venezolanos, pues Cartagena es la fantástica, es la mágica, es la Heroica. Y merece ser bien dirigida.

SALVO BASILE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA