Opinión

No boto el voto

Podría votar por Fajardo, pero lo haré por De la Calle, por la paz, por los pobres.

27 de mayo 2018 , 02:10 a.m.

Los días de elecciones son días de celebración, de renovar la confianza, de confirmar el anhelo de vivir en una sociedad libre, justa y democrática. Yo no boto el voto tratando de acertar o evitando quedar entre los perdedores. Voto por lo que creo que se necesita y por el candidato que posee las características para cumplir con ese objetivo.

Amo la libertad, el respeto a los demás, la solidaridad, la diversidad, la tolerancia, la justicia y la justicia social. Anhelo vivir en una Colombia en paz, sin guerrillas, disidentes paramilitares o mafiosos. En un país donde se puedan debatir ideas en pugna sin recurrir a la violencia o a los ataques personales, que cuente con un gobierno capaz de ejecutar los programas o las políticas que propone. Un gobierno que controle todo el territorio nacional y que ponga al alcance de todos los servicios básicos que deben emanar naturalmente del Estado sin intermediarios clientelistas, corrupción o desperdicio: la seguridad, la salud, la educación, la seguridad social, y estabilidad económica, social y jurídica.

Creo que los gobiernos deben ser independientes del poder económico y de otros grupos de presión, en especial los de origen religioso o los derivados de prejuicios tan injustificados como ancestrales. El Gobierno no debe tomar partido en pugnas privadas competitivas, excepto cuando se llevan a cabo violando las normas, y tiene que desempeñar un papel de árbitro cuando se presentan conflictos entre sectores, por ejemplo, entre el sector privado y los trabajadores, o las comunidades; o entre minorías y mayorías étnicas, religiosas o de género.

Defiendo la propiedad privada y la libertad de empresa, pero cada vez me inclino más por sociedades socialdemócratas en las que operan competitivamente la empresa privada, pero existen mecanismos regulatorios y correctivos que aseguran que los beneficios económicos se repartan equitativamente, que controlan el poder de mercado y el económico y les dan preferencia a la justicia social, la tolerancia y el respeto a la libertad y a las diferencias.

En estas sociedades, el Estado y los gobiernos tienen que coadyuvar a generar riqueza, crecimiento económico, capital humano, empleo y bienestar, bien repartidos, y a establecer firmemente una sociedad armoniosa en donde pueden convivir formas de pensar y de vida diferentes, creencias disimiles; y se convive con el medioambiente y otros seres vivos. Este Estado tiene necesariamente que ser democrático y garante de las libertades y derechos civiles y humanos.

El Gobierno no se puede sentar a esperar que el empleo se genere espontáneamente o que autónomamente surjan soluciones para los problemas sociales más prominentes que se derivan de la desigualdad de oportunidades y de acceso, o de la forma como se ha desarrollado históricamente la sociedad. Debe intervenir para resolver injusticias y para promover la actividad económica sin perturbar la estabilidad.

Para no botar mi voto, no voto por el que está comprando votos o promueve maquinarias clientelistas, ni por los que dependen de ellas. Voto por el que no hace trampa, no deja que la hagan sus seguidores, por el que no incita a la violencia, y no permanece en silencio cuando otros amenazan de muerte a sus opositores.

No voto por el que está invitando a la gente a las plazas públicas a protestar si no gana las elecciones, que es otra forma de amenazar; ni por el que cree que los votos del clientelismo pueden compensar su propia falta de popularidad, o por el que aspira a ser elegido con los votos y el carisma de un tercero.

Podría votar por Fajardo, pero lo haré por De la Calle, por la paz, por los pobres, los jóvenes desempleados, la mesura, la economía y la democracia. Lo necesitamos para lo que viene.

RUDOLF HOMMES

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA