Opinión

En otro país

Hace falta meter la paz en el modelo financiero para discutir la reforma tributaria.

28 de agosto 2016 , 12:48 a.m.

El jueves pasado amanecimos en otro país, con la perspectiva de decirle adiós a más de medio siglo de guerra. Nuestros hijos y muchos de los habitantes que nacieron después de 1960 no conocían esta experiencia. Despertamos con la certeza de que se va a ganar el plebiscito y la tarea de leer el extenso acuerdo que firmaron los negociadores del Gobierno y de la guerrilla.

No se le ha agradecido suficientemente a Juan Manuel Santos este grato avance. Él llevaba esta idea en su cabeza desde que reveló sus ambiciones de ser presidente, y posiblemente desde mucho antes, y la ha hecho posible con ayuda de su equipo de negociadores ciñéndose a una estrategia que ellos forjaron y que han mantenido casi intacta desde que la concibieron.

Es un caso exitoso de cómo ejecutar un proyecto público efectivamente: se hace el plan, se pone gente seria que no tiene otras agendas al frente, se la respalda, se solucionan los problemas y se remueven los obstáculos hasta el final, con seriedad de propósito desde el comienzo y compromiso con el resultado.

Indiscutiblemente se les debe gratitud a Humberto de la Calle y a Sergio Jaramillo, cuyo tesón, inteligencia, constancia, presencia de ánimo e indudable honorabilidad hicieron posible mantener la confianza en ellos y en el proceso, aun en los momentos en que estuvo más en duda; a Frank Pearl, que le ha dedicado su vida a la paz, desdeñando oportunidades que le han sobrado; a los generales Jorge Enrique Mora y Óscar Naranjo, por su lucidez, entereza y lealtad. Cambiaron la libertad y la placidez del retiro por estar ahí avalando el proceso y aportando su considerable experiencia. La lista de acreedores de gratitud sigue con María Ángela Holguín, Luis Carlos Villegas y Gonzalo Restrepo; Nigeria Rentería y María Paulina Riveros, los generales que participaron y los ministros que llegaron de refuerzo en el último kilómetro.

No se debe pasar por alto la contribución inadvertida hasta las etapas finales de Iván Cepeda y Álvaro Leyva al éxito de las negociaciones. Más tarde quizás se sepa el papel que jugaron en momentos de gran incertidumbre y posible rompimiento de los diálogos. Los dos son ejemplares: el uno por su capacidad de perdonar y el otro, por haber luchado hasta ahora por alcanzar lo que se propuso hace quizás 30 años.

En otro artículo voy a hablar de ‘Iván Márquez’ y del lenguaje de la paz. Ha sido notable cómo ha evolucionado su discurso, la transformación de la imagen de ‘Timochenko’ y las posturas del equipo de negociadores de la guerrilla, quienes nos tuvieron con la piedra afuera durante todo el proceso, pero que ahora también son acreedores a un abrazo fraternal, si se ofrece la oportunidad. La posibilidad de la paz ha conmovido a la mayoría de la gente. Pero todavía hay muchos apegados al pasado, aferrados a sus intereses a los que no les ha hecho gracia este paso trascendental. Aunque han sido inmunes al atractivo de la paz, se resisten a aceptarla. Y hay otros que proceden como si vivieran en otro país y no registran el cambio. Muchos de ellos son empresarios, y son exitosos.

Las reuniones entre los gremios y el Gobierno que se realizan para concertar el contenido de la reforma tributaria que se va a presentar al Congreso en octubre transcurren en un ambiente totalmente ajeno a lo que ha sucedido en La Habana. Tanto la paz como los impuestos son retos que tenemos que enfrentar, pero no por separado. Hace falta meter la paz en el modelo financiero para discutir la reforma tributaria. No se ha sorprendió al mundo con un acuerdo que ha suscitado admiración global para salir con un “chorro de babas”, dice una exitosa banquera de Nueva York que impresiona por su entusiasmo y capacidad de síntesis.

RUDOLF HOMMES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA