Opinión

Sabotaje

Cómo animarlos a que defiendan en Colombia lo que exigen en Venezuela.

13 de julio 2018 , 12:00 a.m.

Es que no están haciéndole oposición al Gobierno sino al Estado: cuando algún miembro del Centro Democrático –otro político de presa: otro más– se atreve a reducir a “sabotaje al gobierno entrante” las pacíficas marchas por los asesinatos sistemáticos de los defensores de derechos humanos, o se lanza a preguntarse en Twitter, o sea para sus propias barras bravas, si “escándalo por muerte de ‘líderes sociales’ es para tapar el verdadero escándalo de conversaciones sobre tema Odebrecht”, no está señalando a la izquierda de los años setenta, ni está estigmatizando a los muertos, ni está demostrando que un exterminio es una suma de ajustes de cuentas ni está poniendo en jaque al presidente Santos, sino que está desconociendo que la finalidad del Estado es proteger y reivindicar y mejorar la vida.

Todavía no hemos domado estos tiempos. Sabemos que hoy en día todo, desde las lesiones del diez James Rodríguez hasta las llamadas del señor Roberto Prieto, es relatado en clave de escándalo: “¡Oh...!”. Sabemos que en un mundo de pastorcitos mentirosos, de Trumps, se entera uno de las noticias en los libros de Historia. Tenemos visto que, por obra y gracia de las redes sociales, los baladistas románticos de corbatín ya no son los únicos esclavos que se les deben a sus públicos; suele perderse de vista que el fracaso de las repúblicas es la aniquilación de los opositores, y –he aquí una nueva definición de infierno– las campañas políticas ya no comienzan ni terminan, sino que se transforman. Pero aún no hemos conseguido que estos fenómenos dejen de entorpecer los propósitos de las sociedades democráticas.

Tenemos visto que, por obra y gracia de las redes sociales, los baladistas románticos de corbatín ya no son los únicos esclavos que se les deben a sus públicos.

Cómo convencer a los políticos de la derecha colombiana de que, superadas las épocas en las que aún podía echárseles la culpa del horror a las manos negras y a las fuerzas oscuras y a las juntas secretas sin huellas digitales, se encuentran ante una oportunidad única para velar a las víctimas, para apropiarse de la defensa de la vida. Cómo explicarles a los políticos de la derecha, que han sido capaces de buscarle el lado malo a que se acabe una guerrilla y han confundido “democracia” con “izquierda”, que la cumbre del pragmatismo, de la rentabilidad, de la inversión, no es la guerra, sino la inclusión. Cómo enterarlos de que Santos se va, se está yendo, se fue. Cómo notificarles que cada vez que ponen entre comillas a los líderes sociales están dándole coraje a un verdugo. Cómo animarlos a que defiendan en Colombia lo que exigen en Venezuela.

Cómo demostrarles que seguir enredando los acuerdos de paz, seguir pensando en “no” y en “sí” con los dientes apretados, no es sabotear al gobierno saliente, sino al gobierno entrante.

Es que el poder es suyo. Es que ya no están saboteando a Santos, ni al fantasma de la guerrilla ni al castrochavismo, sino al Estado, al jefe del Estado, al propio Duque. Es que cada vez que Duque se porta como el presidente que firma el ‘Pacto de rechazo a la violencia contra líderes sociales’, y que promete defender la libertad de expresión de todos los colombianos, algún miembro del Centro Democrático sale a hacer trizas el debate público como varado en la lógica histérica de la campaña. Y entonces la voz del gobierno entrante no es aún la voz de Duque, que insiste en la democracia, sino aquella voz revanchista e infame que es capaz de minimizar una matanza: “no recogían café...”. Y entonces la figura de Duque se pastraniza: no es la del líder nuevo que no teme a conciliar, sino la del frívolo que hace cabecitas mientras sus copartidarios juegan sucio.

Qué tanto querrán ellos que el país funcione. Qué tanto se perderá este llamado a que aprovechen su victoria democrática para dejar de ser opositores de su Estado: de sí mismos.

RICARDO SILVA ROMERO
- www.ricardosilvaromero.com

MÁS COLUMNAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA