Opinión

Opinión

Es como si aún no tuvieran nada garantizado. Para qué tanta bajeza si ya van a ganar, si ya ganaron.

24 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.

Desde afuera todo parece resuelto: el vargasllerista Germán Vargas Lleras es, “ohgloriainmarcesible”, el nuevo Presidente de la República de Colombia. Si uno se acerca un poco al asunto, a pesar del calvario de cada día, todo indica que en la segunda vuelta Vargas tendrá que disputarle el lugar a “el que unja Uribe”, y no me agradezcan, por favor, este comienzo tan esperanzador, y para qué seguirle gastando tiempo a este país. 

Sin embargo, algo no cuadra en semejante profecía: que esta derecha reunificada, que es una derecha porque no soporta la igualdad ni la democracia en exceso, pero también porque no hay un discurso más efectivo para agrupar a las sociedades que desprecian a sus políticos, se pasa el día entero enlodando a sus críticos y a sus rivales como si estuvieran muertos de miedo.

Qué raro. Es como si aún no tuvieran nada garantizado. Es como si un estratega mercenario de aquellos –favor ver el documental Get Me Roger Stone– les estuviera susurrando “no bajen la guardia: sean infames hasta el día mismo de las elecciones”. Es como si pensaran que todavía pueden perder. ¿De qué otro modo puede entenderse que el exprocurador Ordóñez, que en teoría le pertenece a su Dios, se permita a sí mismo la sentencia de hombre acorralado “Petro asesinó colombianos”? ¿Qué más puede explicar que la senadora Guerra, toda una exvicerrectora del Rosario, toda una exministra, toda una exdirectora de Colciencias, caiga en el juego indigno de –en un solo tuit– asustar con la “ideología de género” y llamar al exnegociador de paz Humberto de la Calle “el candidato de las Farc”.

Es eso: que esta derecha, que es nuestra derecha más porque ansía el poder que porque crea en algo.

Para qué tanta bajeza si ya van a ganar, si ya ganaron. Para qué tanta propaganda sucia si ya recuperaron el poder. Qué ganaban los vándalos que se tomaron el trabajo dominical –que tiene recargo– de garabatear “yo voto por el que diga Uribe” en los tarjetones de la consulta del Partido Liberal: qué clase de advertencia es esa. Quizás el animador Jota Mario Valencia no tenga por qué saber que las costosas consultas de los partidos no son, como dijo, “porquerías” que prueban que “los pobres siempre quedan mamando en un país como este”, pero es curioso que estos candidatos de esta derecha –que saben que el problema no es que el liberalismo haya hecho una consulta, sino que los demás partidos la habrían hecho si no estuvieran plegados al populismo– salgan a preguntarse cuántas “escuelitas” pueden montarse con 40.000 millones.

Para qué desprestigiar lo desprestigiado. Por qué se están portando como perdedores los dueños de la presidencia. Por qué a sus troles les amargan tanto las columnas en contra.

Tal vez sea que ellos, que en la cumbre de su poder llegaron a hablar de debérsele a un “Estado de opinión”, sospechen que está aumentando el número de electores libres, que “el que diga Uribe” no siempre gana, que valerse de las maquinarias ya no es suficiente para vencer, que nada como el odio para combatir una abstención del 60 por ciento. Puede ser que sepan que tanto la gente del no como la gente del sí dejaron de ser un par de ejércitos al día siguiente del plebiscito. Y estén llamando ‘castrochavistas corruptos’ a todos los candidatos progresistas –de Fajardo a De la Calle– para que se teman entre ellos y se miren de reojo y se queden atrapados en sus dogmas de aquí a la derrota y se huyan los unos a los otros como a la peste: para que no se den cuenta, en fin, de que en Colombia no es poco tener en común la meta de que al menos el país sea de todos.

Es eso: que esta derecha, que es nuestra derecha más porque ansía el poder que porque crea en algo, tiene claro que la vez pasada perdió las elecciones con un presidente impopular porque los flojos de los liberales supieron unirse.

RICARDO SILVA ROMERO
- www.ricardosilvaromero.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA