Opinión

Tres caras cirugías

Aparte de cordilleras, ríos y tierras fértiles, cada día tenemos escándalos con fondo cómico.

12 de julio 2017 , 12:00 a.m.

La ministra María Claudia Lacouture nos repite mucho que Colombia será una gran potencia en turismo, así Cartagena, Santa Marta y San Andrés tengan lamentables acueductos que obligan a poco baño. La Ministra valora bien nuestros paisajes exóticos y los parques naturales. No lo duden, Colombia es un país afortunado porque, aparte de sus cordilleras, nevados, ríos y tierras fértiles, cada día tenemos escándalos con fondo cómico.

De los muchos disparates para burlas hoy en Colombia, tengo el del contralor general de Antioquia, Sergio Antonio Zuluaga Vallejo, porque hizo un regalo estético a unas familiares y cayó en “despilfarro abusivo”. Aleluya, él mandó al hospital público La María, en Medellín, a dos tías y una prima a que les mejoraran la torcida nariz, las nalguitas y las pechugas. Gesto generoso, de ternura familiar, para que ellas lucieran elegantes y en la pasarela de la moda en Medellín al lado de Marta Luz del Corral, Catalina Irurita y Alicia Mejía.

Hoy critican al contralor porque no pagó quirófano, cirugía, hospitalización, drogas, cirujano y enfermeras. Divinas quedaron las primas del contralor, pero el hospital perdió casi 200 millones en ese huracán de vanidades. La defensa del contralor sostuvo que 200 millones es muy poquito cuando se busca la belleza; hasta citó a escultores del Vaticano como Bernini, Petri y Miguel Ángel. Con citas literarias, pidió que, como homenaje a la mujer, lo perdonaran. Lástima, el contralor ya perdió el jugoso puesto.

Y del quirófano vanidoso vamos a un escándalo, casi pecaminoso, que toca a tres magistrados en Villavicencio. Los acusan de asistir a fiestas donde los atendían unas piscas de minifaldas atrevidas, pechugas al aire y mucho rouge labial. Atérrense: ellas desfilaban en minirropa interior negra, como en los bares porno de París. Ese novelón es fantástico, síganlo; tiene sexo, mujeres, minifaldas y colchones que elevan las pasiones.

De la amarga, penosa y folclórica realidad colombiana los llevo a algo artístico, con belleza, libre de trampas: el Festival de Cine Independiente de Bogotá (Indiebo), que, bajo la batuta de Paola Turbay, inauguran mañana en Bogotá con una película sensacional: La gente de la universal. Paola Turbay triunfó en el cine en plazas serias: Los Ángeles, Hollywood y Nueva York. Hoy, como directiva y empresaria del cine, empuja el cine colombiano. Bravo, Paola Turbay, del cine a bailar el “despacito... muy despacito”, y se divierte el país.

PONCHO RENTERÍA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA