Opinión

Santos volvió a su pupitre

Le subieron su humano y ya elevado ego con un honoris causa en literatura.

01 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.

Ayer estuvo muy dichoso en Kansas University el presidente Santos. Lo arropó la nostalgia: regresó al salón y a su viejo pupitre de universitario. Aleluya, le subieron su humano y elevado ego con un honoris causa en literatura. Él lee a Moliere y a Maquiavelo. Allí lo llamaron “héroe pacifista” y “ejemplo para la juventud mundial”. Como único alumno de Kansas University que ha recibido un Nobel, le dieron una medalla de oro macizo, igualita a la de Messi y Cristiano cuando ganaron el Balón de Oro. Los presidentes aman viajar al exterior, reciben honores militares, les hacen preguntas fáciles y pueden contar hasta nueve anécdotas.

‘Kansas University, I love you’. Allí, de superstar, el presidente Santos no supo de carreteras bloqueadas, de mingas indignadas, ni de los ‘Ñoños’ ni de la asustadora JEP. Dichoso estuvo tertuliando con antiguos profesores que no saben de la “piñata alegre” en el Sena, en Reficar, en Saludcoop, en Odebrecht. Gozó Santos olvidándose de Cristo, Rafael Nieto, Paloma Valencia, Carlos Holmes Trujillo, Roy Barreras, Armando Benedetti y del expresidente Uribe.

Dichoso estuvo tertuliando con antiguos profesores que no saben de la “piñata alegre” en el Sena, en Reficar, en Saludcoop, en Odebrecht.

Aplaudieron al presidente en Kansas University, pero aquí su gobierno está penosamente rajado por culpa de los corruptos morbosos, los ineptos, los derrochones del dinero público en autos lujosos, seminarios y turismo caro. Son 9.000 camionetas blindadas oficiales con escoltas, pero sobran 7.000, que cuestan 1.000 millones de pesos diarios.

Gobernar un país es difícil. Viene lo peor: tumbarían a Peñalosa, el experto en Bogotá. Millones que malviven por el pésimo transporte lo quieren sacar. Se les respeta su indignación. ¿Quién lo reemplazaría? No sabemos. No gusta de Peñalosa su acento cachaquísimo, que use zapatos 45, su bicicleta, su estatura. Ojo: Peñalosa, odiado por contratistas ‘regaladores de ají’, nunca permitiría que le ofrezcan una tajada millonaria. Vive sin lujos, en 27 países lo buscan para que dicte conferencias (a 20.000 dólares) sobre transporte urbano. Punto.

Aleluya: hoy cumplo 30 años, 1.617 columnas en EL TIEMPO. Llegué aquí por invitación de don Hernando Santos Castillo, que me leía en una revista liberal. Acertó. Sigo tan sensato que aplaudo casi toda la paz con los ‘farcos’. Al Gobierno lo rajo: de 1 a 5 le pongo 2,6. Según la fogosa Maricarmen, el Presidente y 12 ministros deben repetir curso. Contra el pesimismo nacional, digan: ¡buenas-buenas!

PONCHO RENTERÍA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA