Opinión

Regresaron Santos y Maricarmen

Viaje triunfal de Santos a USA, pero hoy enfrenta una catarata de huelgas, asonadas, paros y robos.

24 de mayo 2017 , 12:00 a.m.

Huyendo del fuerte calor de Madrid, regresó a Bogotá la criticona Maricarmen. Ayer visitó la peluquería. Así nos habló a clientas y estilistas: “En España fui al supermercado siete veces, en Bogotá llevo tres visitas, comparé precios y, joder, estáis pagando la comida, los lácteos y lo del aseo más caro que en España donde ganan en euros; pagáis precios abusivos”. Hola, tomen nota los supergobiernistas.

Ella contó que trajo pañales de bebé para su nieta Guadalupe porque los de aquí, en igual calidad, son carísimos. Y sepan ustedes que tres millones de niños de barrios muy populares nuestros mantienen ronchas y ampollas y el culito rojo, muy quemado, porque no pueden comprar pañales de altísimos precios.

Y Maricarmen me pidió que le contara del encuentro Santos y Trump. Lo hice: “Le salió bastante bien, Trump fue cordialísimo con Santos, le pareció tropicalera la comitiva colombiana, por numerosa, por ruidosa tomándose fotos. Y atérrate: humildemente, Trump le pidió a Santos que se tomaran una fotoselfi”. Ahora Trump es “el íntimo amigo de Colombia”.

Feliz llegó el santismo a Bogotá, pero encontraron un país revolcado y al Gobierno sin cuento ni promesas para aliviar los paros del Chocó y Buenaventura, dos polvorines. Hoy, los jefes huelguistas ningunean a los ministros porque llegaron tarde. No fueron antes a Buenaventura por irse de embelequeros a verle la gorda papada a Trump. Ala, son ineptones, ala.

Y del paro de maestros opinó Maricarmen que “es bochornoso que un país que gasta millonadas en eventos culturales en Europa, aquí no pague las deudas a sus maestros. Y tener a siete millones de colegiales en vagancia obligada es un zapatazo a la educación infantil”. Gina Parody le dejó el problemón a la seria educadora Yaneth Giha, hoy solita, enfrentando a 300.000 maestros furiosos y con una consigna: “Ni un paso atrás”. Clarita López, exministra del Trabajo, olió el paro de maestros y se fue; pudo haber ayudado, no lo hizo.

Viaje triunfal de Santos a USA, pero hoy enfrenta una catarata de huelgas, asonadas, paros y robos a los impuestos que lo gradúan como “muy regular gobierno”. Le faltan 400 días de mando a Juan Manuel Santos; el prefecto del colegio San Carlos hoy le diría: “Si se distancia de algunos amigos desaplicados, puede pasar el año; aún puede salvarlo”. ¡Pilas, pilas!

PONCHO RENTERÍA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA