Opinión

Políticos, huevos ‘omelette’

Sean pacifistas, preparen el diamante de la cocina francesa: una omelette.

14 de febrero 2018 , 12:00 a.m.

Como el terrorismo ha creado pánicos, les recomiendo plan. Para ello, los futboleros tenemos hoy un banquete: Real Madrid contra el Paris Saint-Germain. Se enfrentan dos aristócratas: Neymar y Ronaldo, dos vanidosos, bonitos, millonarios, famosos, exitosos, ligeramente metro-sexuales y perseguidos por las mujeres. Para ellas, mis amigas de la peluquería –hola, Maricarmen–, tengo un plan súper: que vean la gran película 'Cincuenta sombras liberadas', un retrato duro, sexual y discutible del mundo femenino ante un amante multimillonario. Y si visitan el MamBo aciertan, regio sitio. “Toca vivir, al carajo los bárbaros terroristas”, lúcida frase de mi pareja, Lulita Arango. Punto.

A nombre del sociólogo-sacerdote, luego guerrillero ‘eleno’, Camilo Torres Restrepo, los comandantes ‘Beltrán’, ‘García’ y don ‘Gabino’ ordenaron, derrochando infantilismo y ceguera política, derrumbar torres eléctricas, estallar oleoductos, quemar tractocamiones, volar puentes y hacer perder 3 millones de toneladas de alimentos. Un paro armado terrorista que costó millones de dólares a un país quebrado. ¿Y qué buscan los ‘elenos’? Un país invivible, el terror. Punto.

Cuando los comerciales del Ministerio de Educación por radio y televisión pregonan ‘Ser pilo paga’, están acertando. Cuando detienen a los ladrones de los impuestos, las cuñas dicen ‘Ser pillo no paga’; esta frase me sirve hoy para censurar de nuevo la conducta repetidamente violadora del Código Penal y receptora de dineros ilícitos de un hermano menor del suscrito. Por eso lo sancionaron las autoridades americanas durante ocho años, y hoy lo requieren las autoridades tributarias por lavado de activos. Su conducta se la recriminé muchas veces aquí y por todos los informativos nacionales. Bien decía don Giovanni Papini que el dinero con raíces ilícitas es el estiércol del demonio. Punto.

Voy a los supermercados, y están caros, pequeños y simplones los huevos. Grosero lanzarlos a ‘Timochenko’. A gritos protestan en Londres, deben imitarlos. Sean pacifistas, preparen el diamante de la cocina francesa: una omelette. Me tocó aprender haciéndolo 87 veces, hoy me queda sensacional, para guía Michelin. Sin lanzar huevos, hagan política. Una omelette o tortilla francesa es una delicia. Lástima, no la consumen las clases populares por su costo, aquí ganan sueldos muy regulares. Aleluya, hoy veremos a Neymar y Ronaldo. Buenas, buenas.

PONCHO RENTERÍA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA