Opinión

Iván Duque no conoce el ocio

Duque, ocupadísimo, fue invitado a tomar vinos por el rey Felipe de Borbón.

11 de julio 2018 , 12:00 a.m.

Eliminaron a Colombia en Moscú, y no por culpa del árbitro, porque Mateus y Bacca botaron sus penaltis. Dos notas serias y dos frívolas. Ayer, en la peluquería señorera, contaron de la visita de Iván Duque a Madrid. Que compró en ‘rebajas’ seis camisas deportivas y en la librería Rayuela empacó dos biografías, una de Clinton, otra de Obama. Que, en privado, un jurista español le informó de posible un soborno colombo-español por parte de la empresa Triple A, de Barranquilla, y la firma española Inassa-Canal de Isabel II, que dará cárcel a varios señorones VIP de las élites costeña y madrileña.

Duque, ocupadísimo, fue invitado a tomar vinos por el rey Felipe de Borbón, el esposo de Letizia Ortiz, la extelerreportera inteligente que hoy, con dos bellas hijas, es la reina, su majestad para 48 millones de españoles. Duque y el rey hablaron de fútbol, del caos en Cataluña y de la mutua antipatía entre Santos y Uribe, que su alteza bien conoce.

Madrid seduce a los políticos y burócratas nuestros. Álvaro Uribe, Ernesto Samper y Andrés Pastrana van allí a ópera, flamenco, tenderetes de antigüedades y compras en ‘rebajas’. Juan Manuel Santos se muere por Madrid, la visitó siete veces en ocho años, guiado siempre por Felipe González. Iván Duque tuvo un gustazo, lo invitó al estadio Bernabéu don Florentino Pérez, el dueño del Real Madrid, el que lo sabe todo, hasta quién fastidió al empresario Roberto Prieto para que gritara, por su celular, unas palabrotas de escalofrío. Florentino, un exótico millonario, declaró: “De Iván Duque me gusta que es hiperactivo, nada ocioso. Nunca tomo vacaciones, son inútiles y aburridas”.

Y les cuento que irán presos varios médicos, abogados y notables de Barranquilla, Riohacha y Valledupar por meterles un conejazo multimillonario a empresas mineras. Les inventaron demencia (locura incorregible) a 427 obreros para pensionarlos 20 años antes. Los pilló el teso fiscal general, Néstor Humberto Martínez, mandándoles a decir: “Ahora no se hagan los locos, pagarán cárcel y devolverán los millones mal ganados”. Punto.

Aleluya: hoy cumplo 31 años de columnista en EL TIEMPO; aquí llegué invitado por don Hernando Santos Castillo, porque le gustaron unos escritos míos en una revista liberal; 31 años son 1.570 columnas, y escribir es muy difícil; ensáyelo. Punto. Estafas y goles. Enrique Peñalosa celebró que la justicia desmontara una mágica rosca de 15 empresas que manejaban a su capricho los 300.000 almuerzos diarios escolares en Bogotá. Ganaban diarias multimillonadas. Esas piñatas las pagan ustedes en impuestos, y no se alarmen: en Madrid, Barcelona y Albacete, esas trampas millonarias son el exquisito jamón de cada día. Vuelvan al fútbol, olé y olé.

PONCHO RENTERÍA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA