Opinión

Entre dos aguas

En todos los cinco candidatos que se disputan el poder se advierte una necesidad de cambio.

11 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

No me extraña que las próximas elecciones presidenciales nos despierten una aguda incertidumbre. En todos los cinco candidatos que se disputan el poder se advierte una necesidad de cambio. Colombia lo está pidiendo a gritos. Todos repudiamos el mundo político tradicional, la corrupción, los escándalos propiciados por Odebrecht favoreciendo a funcionarios del Gobierno, los caciques regionales y hasta el ‘cartel de la toga’.

Todos esperamos que en la política desaparezca la famosa ‘mermelada’, pero también la inseguridad en los campos y ciudades, las bandas criminales que reinan en el Pacifico, en la frontera entre Nariño y Ecuador y en el Catatumbo. Pues bien, si tales problemas en vez de desaparecer se agravan, el país se irá inevitablemente por un despeñadero. Por el contrario, si tales problemas se enfrentan con claridad, conocimiento y determinación, Colombia retomará el rumbo y se consolidará como uno de los países más importantes de la región.

Ahora bien, una equivocación el próximo 27 de mayo sería fatal. Seamos francos, uno de estos riesgos se llama Petro y su política populista heredada del marxismo que suele llamarse “socialismo del siglo XXI”. Aunque asoma sus narices en diversos lugares del mundo, incluyendo países europeos, su llegada al poder entre nosotros sería una verdadera catástrofe. El más flagrante ejemplo es Venezuela. Como sabemos, el populismo volvió a uno de los países más ricos del continente el más pobre de todos. ¿Por qué entonces seduce engañosamente a las masas? Aparte de sus ofertas, regalos y descuentos, aprovecha el resentimiento social que aflora en las clases marginales para culpar a ricos y empresarios de sus desgracias, prometiéndoles reparar todo esto cuando llegan al poder. Así lo hizo Petro cuando fue alcalde en Bogotá, sin tener en cuenta que dejó en quiebra las finanzas distritales.

El candidato con más posibilidades de ganar la elección, tanto en primera como en segunda vuelta, es sin duda Iván Duque.

No obstante, Petro ha crecido en las encuestas electorales ofreciendo además a sus votantes reformas profundas en el modelo económico como cambiar el petróleo por aguacates, educación gratuita y pluralista, supresión de latifundios, severos impuestos a los más ricos y otras seductoras promesas que llevaron a su amigo Chávez al poder, con los resultados que hoy conocemos.

Desde luego, Fajardo y Vargas Lleras no llegan a estos desvaríos y tienen propuestas mejor estructuradas, pero el candidato con más posibilidades de ganar la elección, tanto en primera como en segunda vuelta, es sin duda Iván Duque acompañado por su fórmula vicepresidencial, la aguerrida Marta Lucía Ramírez. Formado en las mejores universidades de Colombia y Estados Unidos, trabajó en el BID por varios años como jefe de la división de cultura, creatividad y solidaridad. Tuvo un importante papel como consejero principal de la Dirección Ejecutiva para Colombia, Perú y Ecuador. También fue muy acertada su asesoría en la ONU.

Al regresar al país se incorpora al Centro Democrático y es elegido senador de la República, y fue reconocido como el mejor congresista del periodo 2014-2018. Sus propuestas y su plan de gobierno son cuidadosamente estudiados. Aunque su juventud es vista por sus competidores como falta de experiencia política, por el contrario, para él es una empatía con ese país que representa la nueva Colombia. Con 41 años de edad, su imagen es ajena a las prácticas de nuestro desvirtuado mundo político.

Opuesto a los ataques e improperios tan usuales en esta época, responde con altura a sus enemigos que pretenden llamarlo “títere de Uribe”. Considerando que Álvaro Uribe ha sido el mejor presidente que ha tenido Colombia en los últimos tiempos, Duque no vacila en tener alguna eventual diferencia con él, sin que ello signifique distanciamiento alguno. Como existen manos negras que quieren atentar contra sus vidas, espero que el Estado les brinde todas las garantías de seguridad. Para mí, no cabe duda: Iván Duque es el mejor candidato. Por él votaré.

PLINIO APULEYO MENDOZA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA