Opinión

Pesadilla

Que no nos vengan con cuentos de que los venezolanos son el gran riesgo.

13 de noviembre 2017 , 02:38 a.m.

Dijo Santos en Londres que su peor pesadilla es Venezuela. Y la razón que esgrimió es aterradora viniendo de un premio nobel de paz: aseguró que Colombia puede terminar recibiendo millones de venezolanos, más allá de los 500.000 que ya llegaron al país en estos años. Y agregó que una implosión en el país vecino sería un problema tremendo para el proceso de paz y para Colombia en general.

Ni en las pesadillas está bien visto culpar al vecino. Los riesgos del proceso de paz, que sin duda los hay, son en la mayoría internos. Buena parte, de hecho, son responsabilidad de este Gobierno. Empezando por la venta misma de todo el proceso. Desde hace mucho sabíamos que negociar la desmovilización de las Farc no iba a traer la paz. No existe causalidad, como lo demuestra la reciente historia sangrienta de El Salvador o Guatemala.

No hay que echarle la culpa al vecino, señor Presidente. En Colombia falta una verdadera estrategia de paz y eso se ve en las noticias de todos los días: la ilegitimidad de la justicia, del Congreso, de la Policía. La putrefacción en la ANI, el Incoder, el ICA, el Instituto Agustín Codazzi y el Invima. Ni hablar de la terna arreglada para la selección del fiscal que a todos les acomodaba. Ni mencionar la comisión que iba a estudiar los problemas de corrupción dentro de la Policía, algo que nunca ocurrió y se quedó en un simple cuento de hadas.

No hay que echarle la culpa al vecino, señor Presidente. El principal ingrediente para cualquier paz verdadera es una justicia independiente y capaz de juzgar a cualquier ciudadano por igual, sin importar si es pobre o rico. Y en Colombia brilla por su ausencia esa falta de justicia. Y mientras haya impunidad, habrá violencia. Mientras el crimen pague, habrá corruptos. Dos mensajes que solo se han fortalecido con este Gobierno de turno: 70 líderes sociales asesinados y ningún autor intelectual capturado hasta el momento.

No hay que echarle la culpa al vecino, señor Presidente. Esa impunidad sistémica en Colombia se repite por todos lados: los dineros de Interbolsa, de la Ruta del Sol y de Navelena siguen de paseo por los paraísos perdidos. El yate de Tomasito sigue en el atracadero en Cartagena y los responsables siguen esperando la libertad sin que les toquen un pesito. El crimen paga, como dirían los diablitos.

No hay que echarle la culpa al vecino, señor Presidente. Porque su legado es lo menos conducente a una paz duradera: una justicia politizada, pusilánime, tramposa, mediocre y envilecida. Una policía desprestigiada y con la mancha de algunos de sus miembros untados por la corrupción y la mafia. Un sistema carcelario enmermelado, donde su contratación es un botín y el movimiento de presos es un negocio en varios lados. Que lo diga Iván Moreno, pasándola bueno en San Gil a diario.

No hay que echarle la culpa al vecino, señor Presidente. Las 180.000 hectáreas de coca van a financiar a todo tipo de bandas criminales. La débil situación fiscal no le va a permitir al Gobierno invertir en las regiones que ahora quedan al garete. La falta de competitividad del país es para preocuparse en serio: deja usted al agro en el atraso, los campesinos enfurecidos, la informalidad subiendo, la industria cabizbaja y una enorme incertidumbre frente a la protección de los derechos de propiedad sobre la tierra.

No hay que echarle la culpa al vecino, señor Presidente. Ni nos venga con cuentos de que los venezolanos son el gran riesgo en ese sainete.

PAOLA OCHOA@PaolaOchoaAmaya

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA