Opinión

Cómo construir un Lava Jato

El proceso de eliminar la corrupción sistemática exige sacrificio y habilidad de investigar.

05 de febrero 2018 , 11:50 a.m.

Por: Rodrigo Janiot * y Brian Winter **

En todos los países de América Latina a los que viajamos siempre nos hacen la misma pregunta: ¿cómo podemos construir un Lava Jato?

La pregunta se refiere obviamente a la investigación sobre la corrupción en Petrobras, Odebrecht y otras compañías, la cual ha resultado en varias condenas a personas que alguna vez fueron intocables. Aunque investigar y castigar la corrupción puede ser doloroso y contribuir a desestabilizar la economía y minar el ambiente político, encuestas recientes y conversaciones que hemos sostenido con muchas personas sugieren que los latinoamericanos quieren que en sus países se monte una operación de investigación contra la corrupción como la de Lava Jato (Autolavado) en Brasil.

La buena noticia es que eso es posible, incluso en los ambientes más corruptos. La mala noticia, que el proceso es largo y complejo. Y algunos ciudadanos parecen tener una idea equivocada sobre cómo lograrlo.

Dos de cada tres latinoamericanos van a elegir presidente este año, así que es importante recordar que ungir a un ‘salvador de la patria’ que promete reducir la corrupción gracias a sus acciones individuales y a sus virtudes personales nunca ha dado resultados positivos. De hecho, con frecuencia estos personajes empeoran la situación. En 1960, Janio Quadros fue elegido en Brasil gracias a que hizo campaña con una escoba con la que prometió “barrer a los ladrones”. Siete meses después tuvo que renunciar en medio de la frustración de sus seguidores.

Ningún individuo puede acabar por sí solo la corrupción sistemática. Se necesita una construcción gradual de las instituciones, así como cambios específicos y profundos en las políticas públicas.

El primero y quizás más importante paso es crear una fiscalía general y un cuerpo de fiscales verdaderamente autónomo. Esta condición, establecida en Brasil en la Constitución de 1988, les dio a los fiscales del Lava Jato la libertad necesaria para investigar a personas poderosas, incluyendo a presidentes en ejercicio y a expresidentes, sin que hubiera interferencia política significativa. Una vez que los fiscales brasileños han cumplido dos años en su función no pueden ser despedidos, a menos que cometan un delito, ni pueden ser relevados de casos que están investigando, y tienen control sobre sus presupuestos y procesos administrativos. Esta autonomía, poco común en Latinoamérica, es lo que explica el éxito sin precedentes de las recientes investigaciones.

La segunda clave es permitirles a los fiscales llegar a acuerdos con los testigos y usar sus testimonios en otros casos. El uso de las llamadas “delaciones premiadas” fue aprobado en Brasil tan solo en 2013, pero rápidamente se ha convertido en una herramienta fundamental: 120 acuerdos de negociación se habían concretado en el caso Lava Jato hasta septiembre de 2017.

El tercer paso es que los fiscales compartan datos bancarios y demás información más allá de las fronteras, sin interferencia de la rama ejecutiva. Esto previene la duplicación de esfuerzos y ayuda a evitar que la corrupción migre a países en los que los sistemas judiciales son más débiles.

Finalmente, para construir un Lava Jato se necesita una condición que no siempre abunda: paciencia. Pensemos que han pasado 26 años entre la Constitución brasilera de 1988 y la aparición de la primera investigación de Petrobras. Inclusive, si todos los pasos mencionados fueran implementados mañana, se necesita tiempo para que las instituciones maduren y los individuos desarrollen la capacidad técnica necesaria para investigar casos complejos. El proceso de eliminar o al menos de reducir la corrupción sistemática exige sacrificio, habilidad de investigar y apoyo de la opinión pública. Pero también es más evidente cada día que los latinoamericanos no se contentarán con menos.

* Rodrigo Janot fue el Fiscal General de Brasil entre 2013 y 2017 y ahora es fiscal y profesor de la Universidad de los Andes.

** Brian Winter es director de la revista ‘Americas Quarterly’ (www.americasquarterly.org) y vicepresidente de Americas Society/Council of the Americas.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA