Opinión

Por campañas responsables

¿Cómo serían unas campañas responsables? En teoría fácil: sin descalificar ni insultar al otro, escuchándolo con la intención de oír algo interesante en lo que dice y argumentando para convencerlo, no para hacerlo sufrir.

18 de agosto 2016 , 06:48 p.m.

Hace unos meses publiqué acá la columna ‘Ganar el plebiscito sin perder la paz’ (8 de enero del 2016). Manifestaba en ella preocupación por la polarización destructiva que vivíamos en ese momento. La situación no ha mejorado, y ya estamos entrando a una consulta crucial para nuestro futuro.

Los desacuerdos no son el problema. Son naturales en la vida política de las naciones y son bienvenidos. Son la mejor forma para refinar y mejorar las soluciones de los dilemas que la historia nos presenta. El problema surge cuando los desacuerdos se plantean inhibiendo toda posibilidad de diálogo.

Uno de los mecanismos con los que se destruye la comunicación es la generación de estereotipos simplones que no ayudan a entender nada. De los que apoyan el sí se dice que están ‘enmermelados’, que son oportunistas o que están promoviendo un futuro gobierno castrochavista. Eso no es cierto. Puede ser que haya algunos que cuadren con esa descripción lastimosa, pero la mayoría de los que van a votar por el sí ven el futuro con optimismo, como el fin de un conflicto de muchos años, y aunque muchos reconozcan sus dudas en un aspecto u otro, su balance los lleva a decidir que es mejor arriesgarse que no.

De los que quieren votar no, se dice que son guerreristas, ávidos de sangre y que se benefician de la continuidad de la guerra. Eso tampoco es cierto. La mayoría tiene dudas sobre los logros de la negociación y hace un balance en el cual resulta que el sacrificio en principios, y el riesgo que se asume, les genera un costo superior a los resultados que esperan del acuerdo. Muchos son víctimas del conflicto, y se sienten ofendidos cuando se dice de ellos que se lucran de la guerra.

La forma como cada grupo describe el posconflicto no ayuda. Los del sí describen un país en paz, con mayor estabilidad económica y en prosperidad. Sabemos que eso no sucederá al otro día. Por el contrario, enfrentaremos una época política, social y económicamente difícil, con grandes restricciones en inversión y en crecimiento. Los del no plantean que si ganan, inmediatamente se empezará a renegociar para llegar a un acuerdo ventajoso, a una mejor paz. Eso no será así. No se sabe qué pasará, pero sin duda el país amanecerá ante una de las situaciones políticas más complejas de su historia.

Me parece que el presidente Santos (seguramente presionado por los resultados de la primera vuelta) cayó en la trampa de construir una estrategia electoral que presentaba al opuesto como enemigo. Infortunadamente, después de que ganó no supo salir de la trampa. El expresidente Uribe, por otro lado, no ha tenido la osadía para entrar en un diálogo propositivo sobre los hechos que se están dando en La Habana. Los políticos y los opinadores de la prensa tampoco hemos ayudado. La mayoría de los escritos y las declaraciones no parecen dirigidos a convencer a los que piensan diferente, sino a conseguir los aplausos de los que piensan igual. A veces empiezan conciliando, pero no aguantan las ganas de lanzar un gancho de derecha (o de izquierda).

Ha habido diferentes encuestas sobre los resultados del plebiscito. Unas le dan mayoría al sí; otras, al no. Lo único que se puede concluir es que gane la posición que gane, la otra perderá por muy poco. Yo creo que va a ganar el sí (y lo espero), pero cualquiera de los dos escenarios será inmanejable si persiste la polarización.

¿Cómo serían unas campañas responsables? En teoría fácil: sin descalificar ni insultar al otro, escuchándolo con la intención de oír algo interesante en lo que dice y argumentando para convencerlo, no para hacerlo sufrir.

Finalmente, un test para el lector. Si usted está de acuerdo con la mitad de lo que dije y en total desacuerdo con la otra mitad, revise su posición.


Moisés Wasserman
@mwassermannl

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA