Opinión

Ideología de género, ¿realmente?

La diversidad de género ha existido en nuestra especie durante todos los tiempos y en todas las culturas. La pregunta que sí debemos discutir es si un fenómeno humano es moral porque existe.

01 de septiembre 2016 , 06:23 p.m.

El término ‘ideología’, que se le asignaba al estudio filosófico del origen de las ideas, ha venido cambiando de significado. Hoy tiene el sentido de una representación social soportada por un programa político. La filosofía se quedó en el ámbito de la academia y su búsqueda de la verdad; la ideología, en el de la política y su necesidad de imponer una posición.

La ideología de género (contra la que se movilizaron multitudes hace unos días) es un invento reciente. La denominación no surgió de comunidades LGBTI, que supuestamente la profesaban, sino de quienes se le oponían. Fue un ejercicio sofista que pretendió desacreditarla desde su nombre.

Lo que se discute no es más que el reconocimiento explícito de unas realidades que hoy son innegables. La primera es la discriminación que han sufrido las mujeres (media humanidad) durante milenios. Pero la que despertó los clamores recientes fue la aceptación de la diversidad de género como un fenómeno humano normal.

Nadie niega la existencia de dos sexos, masculino y femenino, diferenciados biológica y morfológicamente. Pero debe ser igualmente evidente que en todas las culturas ha habido quienes sienten atracción por individuos de su mismo sexo.

Hay referencias a la existencia de la homosexualidad prácticamente desde el principio de la historia. Entre los sumerios, hace 5.000 años, había sacerdotes homosexuales. La Biblia condena la práctica de la homosexualidad en el relato de Sodoma y Gomorra (Génesis, 19) y la prohíbe denominándola “abominación” y castigándola con pena de muerte (Levítico, 18:22 y 20:13). Hay una lista interminable de homosexuales notables, algunos míticos como Alejandro Magno, Aquiles y Patroclo y la poetisa Safo, entre otros. Sabemos que hay sacerdotes y monjas homosexuales no obstante sus votos y que creen firmemente que están pecando.

Es un hecho, también, que siempre ha habido personas que no se sienten cómodas con su cuerpo. Evidencia remota de esto es la prohibición bíblica (Deuteronomio, 22:5) de que la mujer se vista con traje de hombre o el hombre con traje de mujer.

La ciencia, como en todo lo humano, ha intentado explicaciones: en el feto aparecen primero los caracteres sexuales y más tarde la capacidad cognitiva; eso podría indicar que sexo y género se desarrollan por separado. Algunos genetistas reclaman haber identificado genes que determinan la homosexualidad. Hay incluso evolucionistas que adelantaron teorías sobre el impacto positivo que podrían tener los homosexuales en la selección natural de los genes familiares.

Pero las explicaciones científicas, que se irán perfeccionando, son de menor importancia frente al hecho prominente de que la diversidad de género ha existido en nuestra especie durante todos los tiempos y en todas las culturas.

La pregunta que sí debemos discutir es si un fenómeno humano es moral porque existe. Alguien podría objetar que el asesinato ha existido siempre y por tanto, con esta lógica, sería moralmente aceptable. Pero hay una diferencia radical entre los dos casos, que es la afectación a terceros. La reflexión ética moderna se concentra en la autonomía del individuo, solo limitada por la de los demás. Hay quienes alertan por posibles abusos, pero el abusador deberá ser castigado por eso, no por homosexual (además, porque la gran mayoría de los abusadores son heterosexuales).

Hoy, un dilema central de la sociedad colombiana es en qué principios se van a fundamentar sus leyes y normas: en una moral laica basada en autonomía individual, respeto, beneficencia y justicia, o en una moral dependiente de dogmas y escrituras sagradas. Los religiosos no tienen por qué temer a la opción laica. Esta no prohíbe ninguna posición que no vulnere la autonomía de los otros.


Moisés Wasserman
@mwassermannl

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA