Opinión

Mundo opaco

El mejor antídoto contra el mundo opaco son los medios de comunicación independientes.

17 de junio 2018 , 12:33 a.m.

A Crimea no la invadió el ejército ruso. Fueron grupos de civiles armados que en febrero de 2014 insurgieron contra el Gobierno de Ucrania para ‘independizar’ su región y lograr que fuese anexada a la madre patria rusa. Esta es la versión de los medios de comunicación alineados con el Kremlin. No importa que haya evidencias irrefutables de que los presuntos patriotas que tomaron a Crimea fueron efectivos militares rusos a quienes antes de la invasión se les ordenó quitar todas las insignias e identificaciones de sus uniformes, tanques y equipos.

Algo parecido sucede en el mundo de las finanzas. El 40 % de las inversiones extranjeras directas que hay en el mundo en realidad no lo son. Cuando una empresa o persona invierte en activos tangibles (máquinas, edificios, etc.) en un país distinto al suyo, está haciendo una inversión extranjera directa. Pero resulta que el 40 % de las inversiones extranjeras directas registradas en el mundo son un disfraz. Los economistas Jannick Damgaard y Thomas Elkjaer acaban de publicar los resultados de su investigación sobre “inversiones fantasmas”. Descubrieron que “un asombroso monto que alcanza los 12 millones de billones de dólares (en inglés, 12 trillones) de inversiones extranjeras directas son artificiales: es dinero que se mueve a través de empresas vacías que no llevan a cabo ninguna actividad real”. Son usadas para esconder activos, lavar fondos o evadir impuestos. No obstante los esfuerzos de las autoridades, el funcionamiento del sistema financiero internacional sigue siendo muy opaco. Con la irrupción de las criptomonedas, bitcóin, ethereum y otras, llevar a cabo transacciones financieras anónimamente se ha hecho más fácil que nunca.

La proliferación de entidades que dicen ser una cosa pero que en realidad son otra también viene dándose en las organizaciones no gubernamentales (ONG). A veces son vehículos usados para defender subrepticiamente intereses particulares y causas poco benevolentes. Algunos gobiernos también las usan, y se llaman Ongog: organizaciones no gubernamentales organizadas y controladas por gobiernos. Un ejemplo es una organización sin fines de lucro llamada Mundo Sin Nazismo. Está basada en Moscú, la dirige un político vinculado a Putin y tiene como misión la “difusión de la ideología antifascista en los países que formaron parte de la antigua Unión Soviética”. Es un instrumento de propaganda y apoyo a las iniciativas internacionales del Kremlin.

‘El papa Francisco sorprende al Mundo y apoya a Donald Trump para la presidencia de EE. UU.’. Esta es una de las ‘noticias’ que circularon ampliamente en las redes sociales justo antes de los comicios estadounidenses de 2016. Era falsa, por supuesto. Fue uno de los millones de mensajes dirigidos a los votantes y que, según las agencias de inteligencia de Estados Unidos, formaron parte de un ataque orquestado desde Moscú. En enero de 2017, las agencias americanas anunciaron que podían afirmar con seguridad que el Kremlin prefería que Donald Trump ganase las elecciones y que el presidente Vladimir Putin personalmente ordenó la “campaña de influencia” dirigida a debilitar a Hillary Clinton y “socavar la confianza de la población en el proceso democrático de Estados Unidos”. En noviembre de 2017, el Gobierno de España también acusó a Rusia de intervenir en la crisis catalana diseminando subrepticiamente información falsa.

El mejor antídoto contra el mundo opaco son medios de comunicación independientes que operen sin la interferencia de gobiernos, partidos políticos, empresas privadas o carteles criminales. Por ello, lo más preocupante de estas tendencias a la opacidad es que también están afectando a los medios de comunicación que nos alertan de las andanzas y fechorías de estos malos actores. En Rusia, Hungría, Turquía, Venezuela y muchas otras autocracias que intentan parecer democracias, la toma furtiva del control de un periódico, revista, cadena de radio o televisión, por ‘inversionistas privados’ afines al gobierno y financiados con dinero público es la norma.

El peligro es que este truco también se haga común en las democracias reales. Impedir que proliferen esta y otras prácticas que hacen al mundo más opaco es una de las luchas más importantes y definitorias de nuestro tiempo.

MOISÉS NAÍM
En Twitter: @moisesnaim

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA