Opinión

¿Cómo se desmantela una superpotencia?

El comercio internacional no es la única área en la cual Washington está perdiendo influencia.

28 de mayo 2017 , 04:54 a.m.

Una de las sorpresas que los historiadores estudiarán por muchos años es la decisión de Estados Unidos de renunciar a su liderazgo mundial. Más aún, tendrán que explicar por qué lo hizo unilateralmente y sin que nadie le arrebatara el inmenso poder que acumuló durante el siglo pasado.

Esta abdicación no fue el resultado de una decisión específica, sino de un complejo y largo proceso. Y si bien la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca aceleró las cosas, la cesión de poder ya venía dándose desde hace un tiempo.

La fragmentación política interna de Estados Unidos y su dificultad para tomar decisiones fundamentales tienen mucho que ver con la declinación de su influencia. En 2015, Larry Summers, exsecretario del Tesoro de EE. UU., alertaba que la rigidez ideológica y la consecuente incapacidad para forjar consensos debilitaban el rol de su país en el mundo. Según Summers: “Mientras uno de nuestros dos partidos políticos siga oponiéndose siempre a los tratados comerciales con otros países y el otro partido se resista a financiar a los organismos internacionales, EE. UU. no estará en posición de moldear el sistema económico mundial”. Cuando Summers dijo esto, el ejemplo que ilustraba los daños que se autoinfligía Estados Unidos era la renuencia de su Congreso a aprobar reformas destinadas a fortalecer instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI). Organizaciones como esa, o como el Banco Mundial, forman parte importante de un orden mundial que beneficia a EE. UU. Por lo tanto, su fortaleza y relevancia deberían ser una prioridad para Washington. Sorprendentemente, esto no es así.

En el caso de las reformas del FMI, los gobiernos de 188 de sus 189 países miembros las aprobaron. EE. UU. no lo hizo y, sin su voto, las reformas no podían ser puestas en práctica. Después de 5 años de espera a que el Congreso estadounidense actuara, el Gobierno de China decidió crear un nuevo organismo financiero internacional en el cual Washington no tendría influencia. Así, hoy existe el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII), del cual son miembros 57 países y al que están a punto de integrarse 25 naciones, incluyendo Canadá e Irlanda. Desde el inicio, EE. UU. fue invitado a formar parte del BAII, pero esto aún no ha sucedido. Otro ejemplo reciente de la cesión unilateral de poder fue la decisión de Donald Trump de sacar a EE. UU. del tratado comercial transpacífico, el llamado TPP, por sus siglas en ingles. El TPP no incluye a China y el propósito de Barack Obama al proponerlo fue el de crear un organismo permanente para fomentar la integración de EE. UU. con sus aliados en Asia. Naturalmente, un acuerdo de este tipo también aspiraba a servir de contrapeso a la creciente influencia de China en esa región.

Una de las primeras decisiones que tomó Trump como presidente fue la de retirar a EE. UU. del TPP. China reaccionó de inmediato y se activó para aprovechar el inusitado regalo. Pekín inició contactos al más alto nivel con los 11 otros países miembros del TPP para proponerles un atractivo acuerdo comercial. Estados Unidos no fue invitado.

Pero para Xi Jinping, el presidente chino, este acuerdo comercial no era suficiente y decidió expandir una iniciativa que había propuesto en el 2013: la nueva ruta de la seda.

Invocando la legendaria red de caminos que en la antigüedad conectaba a China con el resto de Asia y llegaba hasta el Mediterráneo, el presidente Xi convocó a 64 países a unirse a un enorme proyecto de construcción de carreteras, ferrocarriles, puertos y aeropuertos, que unirían a China con Asia, el Medio Oriente, África, Europa y hasta con países latinoamericanos, como Argentina y Chile. En estos 64 países, más China, vive el 60 % de la humanidad y juntos representan un tercio de la economía mundial. Hace poco, 44 jefes de Estado asistieron a una reunión en Pekín y firmaron un comunicado en el cual afirman: “Nos oponemos a todas las formas de proteccionismo… y defendemos un comercio internacional universal y abierto, basado en reglas, que no discrimine y que sea equitativo”. Esto, por supuesto, contrasta con las posturas más proteccionistas del actual gobierno de EE. UU.

El comercio internacional no es la única área en la cual Washington está perdiendo liderazgo e influencia internacional. La lucha contra el calentamiento global y la proliferación nuclear, la ayuda al desarrollo y el control de pandemias globales, la intervención para contener las crisis financieras, la regulación de internet, la gestión de la actividad humana en los océanos, el aire, el espacio, el Ártico y la Antártica son solo algunas de las áreas en las cuales la importancia de EE. UU. ha menguado.

¿Quién llenará estos vacíos de poder? La respuesta a esta pregunta definirá el nuevo orden mundial. En la columna de la semana entrante ofreceré algunas respuestas. Anticipo una: no será China.

MOISÉS NAÍM@moisesnaim

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA