Opinión

De la Calle

Sorprende la poca fe que se tiene: con una buena campaña pelearía millones de votos de centro.

26 de noviembre 2017 , 12:20 a.m.

Entre los presidenciables del 2018, ninguno ha llegado a ser más cercano a mis afectos personales que Humberto de la Calle. Nos conocimos hace casi treinta años, y durante mucho tiempo cultivamos una amistad en la que primaron el intercambio de ideas, las discusiones sobre historia y literatura y la buena conversación. Durante los cuatro años en que presidió la delegación del Gobierno en La Habana, nos vimos varias veces para que me contara del desarrollo de las negociaciones.

No tuvimos mayores diferencias, pues la principal crítica que les tengo a los acuerdos –el capítulo de Justicia– no estuvo a cargo de él, sino de una mesa paralela con las Farc en la que, a nombre del Gobierno, actuaron el jurista Juan Carlos Henao y el entonces ministro de Justicia Yesid Reyes. Sé a ciencia cierta que a De la Calle nunca le gustó ese apartado, pero que se tragó el sapo convencido de que así se salvaba el conjunto de la negociación.

Desde que desveló su legítima aspiración presidencial, hemos dejado de hablar. Me dicen que alguna crítica le molestó y que por eso me dejó de contestar llamadas. Son gajes del oficio de periodista, y, aunque me resigno, siempre lamento que las buenas amistades se dañen por diferencias de opinión en un terreno tan cambiante como la política.

De la Calle acaba de ganar la consulta interna del liberalismo y es el candidato presidencial de su partido. Tiene todas las calidades y el conocimiento que requiere la jefatura del Estado, pues no solo es un brillante jurista, sino que sabe de economía, de relaciones exteriores y de la política misma. Pero no la tiene fácil. Tras dominar por décadas la escena política del país, el liberalismo es hoy un moribundo. Los escasos 700.000 votos de la consulta que De la Calle ganó son mucho menos del millón cincuenta mil votos que, para las mismas fechas de 2009, produjo la consulta que eligió a Rafael Pardo, quien luego, en las presidenciales de 2010, obtuvo el peor resultado de un candidato liberal en la Colombia contemporánea.

A juzgar por la tendencia, a De la Calle le podría ir peor. Y de manera costosa: él, que es un hombre decente, para ganar la consulta tuvo que dejarse alzar los brazos y manosear por oscurísimos personajes como el senador Álvaro Ashton, acusado de pagarle al ‘cartel de la toga’ cientos de millones de pesos para frenar una investigación en su contra por ‘parapolítica’ y mencionado como beneficiario de sobornos de Odebrecht, asuntos pendientes de pronta decisión en la Corte Suprema.

En su discurso tras ganar la consulta, se le notó la poca fe que se tiene. En vez de decirles a los liberales que él se sentía capaz de recuperar la vitalidad del partido rojo y pasar con sus votos a la segunda vuelta, dejó en claro que estaba listo a entregarse: “A quienes han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción, les digo que podemos hacer una coalición enorme”, explicó en un claro guiño a la alianza que trabajan Claudia López, Sergio Fajardo y Jorge Robledo.

Más allá del sancocho ideológico –la lucha contra la corrupción no es, por sí sola, un programa de gobierno–, esa coalición puede tener sentido como sumatoria de minorías. Pero creo que, en ella, Fajardo y De la Calle corren el riesgo de izquierdizarse, en un país donde, según la Encuesta de Cultura Política del Dane, divulgada hace dos meses, apenas el 10 % de los consultados se consideran de izquierda, contra el 17 % que se creen de derecha y cerca del 50 % que se declaran de centro. Si Fajardo gira a la izquierda y Germán Vargas a la derecha, el centro –que es el que elige presidente– quedará expósito, y ahí De la Calle podría tener una oportunidad. En cambio, ponerse a la cola de una alianza como la mencionada sería un lánguido final para su larga y meritoria carrera.

MAURICIO VARGAS
mvargaslina@hotmail.com

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA