Opinión

Sorteo de elecciones

Los partidos políticos se han convertido en comercios de garaje dedicados a conseguir empleo.

28 de marzo 2017 , 12:00 a.m.

En este país de pacatos ignorantes, las elecciones están quedando en las manos de las iglesias, tanto las llamadas cristianas o evangélicas como de la aterradora Iglesia católica, que no asume su responsabilidad mundialmente en cuanto a lo que tiene que ver con la pedofilia. Un país en el que, ¡mi Dios es muy grande!, cuando sobrevive uno de 90 accidentados, tiene a mi parecer un Dios muy pequeño. Los partidos políticos se han convertido en comercios de garaje dedicados a conseguir empleo. Nadie serio cree que el de ‘la U’, Cambio Radical o –y da vergüenza mencionarlos– el Liberal y el Conservador representen ideologías o programas.

La muerte de los partidos políticos, sumada a la corrupción y la incredibilidad, ha hecho que, como ya se ha visto en otras partes, la democracia electoral haya perdido su solidez. El escepticismo cunde en el mundo, el racismo crece, el desengaño se hace endémico y los resultados electorales son cada vez más desastrosos. La pérdida de la confianza en los políticos y el establecimiento se ha globalizado.

La muerte de los partidos políticos, sumada a la corrupción y la incredibilidad, ha hecho que, como ya se ha visto en otras partes, la democracia electoral haya perdido su solidez.

En su columna del 10 de marzo, Eduardo Posada Carbó menciona a un intelectual belga de nombre David van Reybrouck, quien escribió Against Elections. The Case for Democracy, en el cual sugiere reemplazar las elecciones como instrumento central de la democracia. Comenta Posada que, según Van Reybrouck, “en vez de ‘democracia’, las elecciones produjeron ‘aristocracias electivas’ ”.

Sin lugar a dudas, la democracia electoral ha perdido de manera enorme su credibilidad. Durante el último año se dieron casos inexplicables de ello, y pocas son las propuestas serias para rehacer el camino. Van Reybrouck propone una interesante solución: una mezcla entre elegidos por voto y otros escogidos por sorteo.

El hecho es que el sistema, tal como va, va mal. Se necesitan propuestas, y esta es una posibilidad. Valga decir que el autor belga no es un aparecido, se trata de un reconocido historiador, arqueólogo y novelista.

Las redes sociales, la prementira y la posverdad son las que están eligiendo, lo cual, considero, es una perversidad. Bien dice Samuel Rosales: “Tal vez otro gallo estaría cantando si al alcalde del municipio se le hubiese ocurrido esto: “Pueblo de Cajamarca, si no permiten la minería, sus hijos se convertirán en gais y nos gobernarán los comunistas”.

MAURICIO POMBO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA