Opinión

Desde fuera

No lograr un acuerdo sería una tragedia para el país y para el propio Uribe. Así nos ven desde fuera

23 de mayo 2017 , 12:00 a.m.

De todas partes en el extranjero se preguntan cómo es posible que haya gente en Colombia que esté en contra del proceso del proceso de paz. Lo leo en la prensa estadounidense, en la canadiense, en la alemana y en la francesa, por mencionar unos pocos ejemplos.

‘El hombre que bloquea la paz en Colombia’ es el título del editorial que el New York Times le dedica al expresidente Álvaro Uribe, a quien reconocen como fundamental para combatir a la guerrilla de las Farc y obligarla a sentarse a negociar. Sin embargo, lo califican como el obstáculo más importante para llegar a un final del conflicto negociado.

Pero hay otros nombres que patrocinan al mencionado expresidente y hoy senador, que mueven mucha hinchada, como las senadoras Cabal y la Valencia (la primera de disparate en disparate, y la segunda de manera histriónica y por veces alharaquienta), también cuenta con el apoyo retumbante e irresponsablemente incitador de Fernando Londoño Hoyos, desde su programa mal llamado 'La hora de la verdad' y su columna en Las2Orillas (portal especializado en falsas verdades). Se unen a este grupo José Obdulio, el mago de las posverdades y, claro está, el destituido exprocurador Ordoñez, así como, de alguna manera, los cristianos en cabeza de la senadora Morales y su marido Lucio.

Volviendo al editorial ya citado del New York Times, el universalmente reconocido y respetado medio estadounidense, en uno de sus apartes asegura, lo que todos reconocemos, que “los votantes colombianos rechazaron con un margen muy pequeño el acuerdo de paz en el reciente plebiscito, muchos de ellos engañados por una campaña embustera liderada por Uribe”.

El editorial señala que Uribe todavía está a tiempo de cambiar y empezar a comportarse como un hombre de Estado y no como un obstáculo. Subraya, además, cómo las decisiones que tome el expresidente próximamente serán clave para lograr la paz en su país. Y finalmente añade que no lograr un acuerdo sería una tragedia para el país y para el propio Uribe, que empañaría su legado histórico como el hombre que abonó el terreno para la paz. Así nos ven desde fuera.

Y termino, cambio de tema, con una gran frase: “Me gusta llevarles la contraria a los mercaderes de la inmortalidad: la industria farmacéutica y la Iglesia católica”, Ministro de Salud.

MAURICIO POMBO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA