Opinión

Petro, rey de encuestas

Lo revelan como el peligro más grande que enfrenta electoralmente Colombia.

04 de febrero 2018 , 12:12 a.m.

Con Petro no hay términos medios. O gusta o aterra. Para estos últimos, el alud de encuestas de este fin de semana, en las que Petro encabeza y viene al alza, lo revelan como el peligro más grande que enfrenta electoralmente Colombia.

Si las elecciones fueran hoy, sería uno de los dos que llegue a segunda vuelta. Pero no son totalmente claras todavía las razones de su repunte político, que tiene explicaciones desde lógicas hasta contradictorias.

Por ejemplo, que Bogotá sea hoy uno de sus fortines electorales, a pesar de su desastroso paso por la alcaldía, es una de las segundas.

Sin ir más lejos, esta misma semana, los bogotanos hemos tenido que sufrir las consecuencias de uno de sus peores desatinos. Paro de recolectores de basura del esquema que Petro nos montó, a un elevadísimo grado de improvisación. Peñalosa tuvo que decretar la emergencia sanitaria. Los recolectores de basura se rebotaron porque el Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordenó desmontar el servicio de recolección de basuras que maneja el Acueducto a través de su filial Aguas de Bogotá, a la que Petro, a dedo y pasando por encima de la ley, que no permitía modificar sus estatutos, la puso a recoger basuras. Por esa equivocada decisión, el Acueducto ha tenido que pagar más de 76.000 millones en multas. Los tres días de emergencia sanitaria en la era Petro le costaron a Bogotá 37.000 millones. Aguas de Bogotá, empresa quebrada y en vías de liquidación antes de ser convertida por Petro en su laboratorio de ensayos de basura, tiene 19 sindicatos y 3.200 funcionarios que deben ser contratados por los operadores privados, luego de que se hizo por fin la licitación de aseo que Samuel Moreno no hizo, y a la que Petro le mamó gallo para montar su experimento.

Pero un sector de estos sindicatos no quiere entregar su hoja de vida a las empresas privadas. Son evidentes sus motivos políticos: crearle caos a Peñalosa, parando la recolección de basuras. Si uno se pone a escuchar sus arengas, con frecuencia aparece el nombre del laboratorista. Él sabe perfectamente, por lo demás, que mientras peor le vaya a Peñalosa, por el alto costo de reversar medidas populistas y antitécnicas de Petro, como rebajar la tarifa de TransMilenio, pues mejor le va a él como aspirante presidencial. El otro día le escuché decir a una manicurista que iba a votar por Petro porque a él sí le gustan los pobres y les rebajó el TransMilenio, mientras que Peñalosa subió las tarifas porque los buses son suyos.

Peñalosa es, pues, injustamente, una de las razones de la fortaleza de Petro. Pero no la única. La decisión de Ordóñez, que no pudo sostenerse, en la que destituía al alcalde y le quitaba sus derechos políticos, sacó la más exitosa faceta de su personalidad: la genialidad con la que se victimiza. Hasta la caída de la hoja de un árbol es capaz de achacársela a un complot. El ejercicio de llenar tantas veces la plaza de Bolívar para hablar en su defensa desde el balcón de la alcaldía lo fue volviendo un poco leyenda. Ahí se veía, erguido, el hombre al que querían tumbar, no por haberse saltado la ley y creado un desangre financiero y un caos administrativo a la ciudad, sino para frenar el cambio social y ponerle una zancadilla a la revolución que encabeza.

A eso súmenle la forma tan hábil como un hombre que vivió la gran mayoría de su niñez y juventud en Zipaquirá ha logrado convencer a la Costa de este país de que es uno de sus hijos.

Y además de ser extraordinariamente hábil en la oratoria, ha demostrado serlo en la filigrana política. En la pelea del Polo entre Clara y Robledo, ganó Petro. Es decir, Clara dejó sus votos hipotecados en las Listas por la Decencia que comparte con Petro para el Congreso; mientras los votos de Robledo y de Cepeda no quieren fluir hacia Fajardo, al que no ven como un candidato de izquierda y prefieren a Petro. Quien, de paso, es quizás el único de los actuales candidatos, tal vez con Piedad y las Farc, condescendiente con el régimen de Maduro.

Si Petro pasa a segunda vuelta, quienes lo ven con terror y no quieren ver ya no a Bogotá, sino al país, convertido en el nuevo y gigantesco laboratorio de basuras de Petro deberían comenzar a pensar en lo que sigue: decidir cuál de todos los candidatos es el más caracterizado anti-Petro en todos los aspectos, y votar por él.

Entre tanto… Nos quieren convencer de que la inseguridad en las ciudades es la misma, solo que ahora que estamos en paz con las Farc se ve más.

MARÍA ISABEL RUEDA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA