Opinión

Terminator presidente

El estadounidense que apoya a Trump ha fusionado en su mente ficción y realidad, creando dos categorías de seres humanos: ellos, los ciudadanos de bien, y las peligrosísimas bestias salvajes, o sea, el resto del mundo.

03 de agosto 2016 , 07:16 p.m.

Las casas se repiten idénticas como clones obedientes. Idénticos los colores y sus inquilinos. Similares los carros parqueados afuera y los mismos gatos vigiliando desde la sala a los perros correteando en el jardín. Podría ser Austin, Jacksonville u Omaha. Porque todas las calles de todos los suburbios en esta tierra del Tío Sam parecen calcomanías de un mismo álbum titulado: Estados Unidos de América. Si bien la integración de razas y nacionalidades es innegable, numerosos sectores sociales -en especial estos suburbios- siguen aferrados a su postal de un país de barrios blancos y servidumbre afroamericana. Ese sector es el mismo que orgulloso ondea la bandera blanca, roja y azul en la entrada de casa y se deleita con películas donde los gringos son los buenos y los colombianos, musulmanes, rusos, mexicanos son los villanos. Su visión del mundo es plana y monocromática, como el césped de su jardín.

Así nacieron y crecieron, horrorizados con la diversidad de razas, credos, orientaciones sexuales, ideas políticas de Los Angeles y Nueva York. Les aterra un hombre en la Casa Blanca apellidado Obama y esperan con anhelo el fin de esta era de libertinaje. Por eso apoyan con el corazón abierto a Donald Trump. ¿Cómo no respaldar a un hombre que quiere protegerlos de los villanos de las películas? ¿Cómo no idolatrar al superhéroe americano que construirá el muro que contendrá a los mafiosos que quieren venir de México y que les prohibirá el ingreso a los musulmanes? Su corazón se detiene de solo pensar en la cantidad de potenciales terroristas y violadores invadiendo las calles de sus simétricos condominios. Porque así creen que es el resto del mundo: una horda de homínidos que lo destruyen todo a su paso y que deben ser eliminados con bombas y bazookas como bien lo haría Rambo.

El estadounidense que apoya a Trump ha logrado lo imposible: fusionar en su mente ficción y realidad, creando dos categorías de seres humanos: los ciudadanos de bien, encargados de perpetuar la civilización y los valores -ergo, los gringos de los suburbios con un nivel medio de educación- y las peligrosísimas bestias salvajes -ergo, el resto del mundo-. Su visión maniquea de más de 5 mil millones de terrícolas es fruto de décadas de películas hollywoodenses con un alto contenido pro-imperialista y bajísimos índices de lectura de textos críticos y de periódicos. En su cabeza, creen ser defensores del paraíso terrenal -esta porción de América del Norte- del exterminio que ocasionaría esa masa informe de miles de millones de enemigos. Como vaqueros solitarios en el Lejano Oeste, buscan dejar muy en claro que no hay espacio para forasteros y que todo aquel que ose detentar un pasaporte, una religión o un color de piel distinto del suyo merece poco menos que la pena de muerte o, si cuenta con suerte, la deportación.

El problema que enfrentan es uno solo: la realidad. Así vimos a Trump tratando de convertir en villano a Khizr Khan, padre musulmán de un veterano estadounidense. Lo intenta él y lo intentan sus seguidores, satanizando a "los inmigrantes" como una masa amorfa donde sólo hay monstruos devoradores de cerebros. Pero todos nosotros, o nuestros ancestros, fueron parte de corrientes migratorias. Incluso Donald Trump o, por no ir muy lejos, su esposa ucraniana, Melania. La única esperanza que le queda a Estados Unidos es lograr cambiar la postal monocromática de los refrigeradores de los seguidores de Trump, por una multicolor donde quepan todas las razas y las opiniones antes de que este país se convierta en una versión de bajo presupuesto de 'Terminator'.


María Antonia García de la Torre
@caidadelatorre

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA