Opinión

¡‘Ave’, Donald!

El arte es representación y no puede ser censurado o estigmatizado, pues es pilar de la democracia.

19 de junio 2017 , 03:27 a.m.

Primero fue una mujer levantando una cabeza de plástico embadurnada de pintura roja. Luego, una obra de teatro donde un hombre de saco y corbata, rubio y ojiazul termina apuñalado en el escenario. Las dos representaciones fueron consideradas un ataque directo contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Kathy Griffin, la mujer que mostraba una cabeza de plástico untada de rojo, fue despedida de CNN y la obra de teatro ha recibido tal repudio que dos patrocinadores ‒Delta Airlines y Bank of America‒ retiraron su apoyo.

Estos dos episodios, sumados al despido de un periodista de CNN por llamar a Trump “excremento” en redes sociales, han creado un panorama inusual para el país que se precia de proteger la libertad de prensa y la libertad de expresión artística.

Estas reacciones en el ámbito artístico y periodístico son el reflejo de una sociedad que lleva cinco meses soportando a un presidente que destruye todo lo que toca. Su recorte de presupuesto a las bellas artes, su intención de destruir el ‘Obamacare’, su veto a cinco países musulmanes, sus políticas de terror en contra de los inmigrantes, su imposibilidad de mantener un trato cordial con líderes mundiales, su desprecio absoluto por el peligroso calentamiento global, su asedio contra aquellos que no lo obedecen ciegamente (so pena de despido, como ocurrió con James Comey, exdirector del FBI), su mezcla entre la presidencia y sus propios negocios, y un largo etcétera han causado una conmoción social que no logra catalizarse con marchas ni con la catarsis del arte.

El pueblo estadounidense está enfrentando niveles de fanatismo y represión que creían parte del pasado. Prueba de esto son las extremas manifestaciones en contra del opresor, como la de Kathy Griffin al hacer ese video levantando una cabeza ensangrentada con los rasgos de Trump o la obra ‒ni más ni menos que ‘Julio César’ de Shakespeare‒ representada por un hombre idéntico a Trump, el cual, como sabemos, termina apuñalado por su mejor amigo, Brutus.

Estas manifestaciones simbólicas son eso, símbolos de un malestar violento que un pueblo en esencia pacífico necesita exteriorizar. Necesitan comunicar su absoluta discrepancia respecto a la islamofobia que desató Donald Trump y los ataques sistemáticos a inmigrantes, mujeres, musulmanes, judíos y refugiados a lo largo y ancho del país.

Lo curioso es que la familia Trump use esas manifestaciones simbólicas para victimizarse y para desviar la atención de las decisiones que toman desde la Casa Blanca, las cuales están causando decenas de muertes a diario, crímenes racistas, la persecución y deportación de inmigrantes por las razones más absurdas y la provocación permanente de regiones inestables del globo, como Corea del Norte y Catar.

El arte es la voz de la conciencia de una nación y es el reflejo y mensajero de abusos que tengan lugar en la vida real. El arte es representación, y como tal no puede ser censurado o estigmatizado, pues es el gran pilar de la democracia y posibilita la necesaria crítica contra posibles abusos de poder.

Por eso son tan graves las críticas contra una obra de William Shakespeare, no por la calidad de la actuación o por la fidelidad con el original, sino porque la derecha ve en una ficción su propio extremismo reflejado. Igual le ocurre al tío de Hamlet al presenciar la representación teatral de su crimen, en el cual vierte veneno en el oído del rey. El arte nos muestra lo que no queremos ver, lo que nos es incómodo y nos hace cuestionar el orden social y ético. De allí la gravedad de intentar acallarlo, más tratándose de una obra de teatro que representa no al presidente de una democracia, sino a un emperador déspota.

MARÍA ANTONIA GARCÍA DE LA TORRE@caidadelatorre

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA