Opinión

#paísdemierda

El concepto de nación es otra gran metáfora que hubo que inventarse para justificar egos colectivos.

26 de abril 2018 , 12:00 a.m.

Haber utilizado esta etiqueta en un trino me valió unos cuantos regaños. El día que mataron a Jaime Garzón se quedó grabada en la memoria colectiva colombiana la imagen de mi alguna vez compañero de foro en el noticiero 24 Horas, César Augusto Londoño, cuando se despidió diciendo: “Y hasta aquí las noticias, país de mierda”. En ese momento, muchos de los que lo escuchamos, aunque atónitos, estábamos en completa sintonía con ese sentimiento de impotencia que producen los crímenes autorizados por actores de poder dentro de un Estado que a veces más parece una trampa para sus ciudadanos.

Sí. Algunos nos referimos así a la tierra donde por casualidad nacimos cuando nos sentimos atrapados por un sistema político enfermo pensado para que no se pueda trabajar dentro de él sin corromperse.

Yo insulto a mi país cuando me doy cuenta de que ese es el país que construimos al elegir a los mismos descarados que pagan votos con aguardiente. También, cuando veo que servicios básicos como la salud, la educación, la luz y el agua son mercancía con la que organizaciones criminales incrustadas en la misma estructura del Gobierno trafican a los ojos de un pueblo maniatado y no un derecho que debería ser gratuito, a la larga, para todos en este planeta desquiciado.

¿Por qué a otros sí les toca aguantar la traición de una clase política que les arrebata lo mínimo que necesita una persona para vivir dignamente?

Muchos indignados me señalan que suena muy feo y desagradecido llamarlo de esa manera a un país que me ha dado trabajo y éxito. Sí, están en lo cierto, suena horrible. Pero, decir que soy una de los pocos privilegiados que puede acceder a un bienestar me suena peor y, además, me produce una vergüenza todavía más profunda. ¿Por qué la mayoría de las personas en Colombia no pueden agradecerle a su “patria querida” tanto como yo? ¿Por qué a otros, en cambio, sí les toca aguantar la traición de una clase política que les arrebata lo mínimo que necesita una persona para vivir dignamente?

El concepto de nación es otra gran metáfora que hubo que inventarse para justificar egos colectivos; cada miembro de la sociedad es su coautor, por eso también entiendo que culpar al sistema por nuestra falta de iniciativa y talento puede llegar a ser no solo muy cómodo, sino irresponsable. Pero, señores, solo echémosles un vistazo a esos lugares tan patrios pero tan olvidados que los corruptos siguen privando de agua potable. Si a eso no se lo llama, literalmente, vivir en la mierda, entonces, ¿de qué país hablamos?

MARGARITA ROSA DE FRANCISCO

MÁS COLUMNAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA