Opinión

La pelotera

Hemos perdido el foco de lo esencial. El país que queremos, el modelo de sociedad donde vivir.

11 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

Por andar engarzados en esta pelotera. Por habernos hundido ya, y hasta bien hondo, en este lodazal de la ruindad (de donde nos costará, Dios y ayuda, salir). Por discutir, con argumentos cargados y afilados, que si la paz es verdad o es una farsa, que si seremos Venezuela, Cuba o Suiza, que ‘porque todos son corruptos’ entonces nadie lo es, que ‘para qué votar’ si la estrategia de hacerlo por el menos malo ya la probamos. Y resultó peor.

Por todo ello, y algo más, hemos perdido el foco de lo esencial. El país que queremos, el modelo de sociedad donde vivir, el tipo de economía que nos permitirá crecer como se crece hoy (el deber ser): estimulando más el conocimiento que el consumismo, más el valor sostenible que la acumulación.

Un modo de desarrollo que nos acerque a la felicidad genuina, lejos del espejismo de las ciudades gigantescas, donde ya no se respira aire sino carbono y mueren miles cada año. Lo esencial: la vida buena, y ya lo dije: la felicidad. Concepto abstracto y lejano de la economía, dirán algunos, sin razón, por supuesto. Hablo de la felicidad colectiva que es posible construir (recuperar) en las sociedades avanzadas.

Un modo de desarrollo que nos acerque a la felicidad genuina, lejos del espejismo de las ciudades gigantescas, donde ya no se respira aire sino carbono y mueren miles cada año.

Ejemplos hay. Sociedades de bienestar que se construyen a partir de sistemas económicos que aprendieron a equilibrar la producción de riqueza con los satisfactores sencillamente humanos.

Hablo no de socialismo, sino de capitalismo sostenible. Y (cómo no) de autopistas y puentes, empresas competitivas y libertad de mercados; de petróleo también estoy hablando, pero no ‘hasta sacar la última gota’, sino hasta que sea viable la transición energética. Metas y políticas ambiciosas y responsables para reducir las emisiones de carbono.

Pero hablo, ante todo, de hablar de lo esencial. Imaginar y construir entre todos ese tipo de sociedad y no otro. Sintonizarnos con las tendencias del mundo, donde hoy se dialoga para actuar sobre el clima en lugar de negociar.

Hablo, en fin, de la cultura, concepto no abstracto que resume lo esencial de la acción política. Creo que la pelotera es, tan solo, el iceberg de una crisis mayor que es cultural. Y por estar engarzados en ella: Petro o Duque, hemos perdido de vista que la polarización en realidad no es entre ellos, sino entre un modelo de sociedad sostenible y otro de capitalismo desregulado, rentista, anticuado. Iba a escribir salvaje.

MANUEL GUZMÁN HENNESSEY

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA