Opinión

¿Somos humanos?

Llegamos a un punto en que uno duda de quién es. Quién manda a quién... ¿las máquinas o el hombre?

04 de noviembre 2017 , 07:58 p.m.

Por estos días están de moda los robots. El tema lo trató el escritor Fernando Quiroz en este diario el martes pasado a raíz de la nota, también de EL TIEMPO, ‘Nace un mundo de máquinas que aprenden solas’.

Sí. Los robots aprenden solos, juegan, compiten. Ya hay olimpiadas para ellos. Y piensan. Vale buscar la película 'Yo robot', basada en el libro de Isaac Asimov. Bueno, aquí hay en taquilla otra parecida: ‘Yo robo’.

La robot humanoide más famosa se llama Sophia, construida por la empresa Hanson Robotics. Este 30 de octubre, ella, muy agradecida, recibió la ciudadanía de Arabia Saudí. Unos bajan la baba –para hablar algo de árabe–, pero entre muchos otros había rabia saudí porque hay creencias de que la representación humana, inclusive en maniquíes, es sacrilegio. Además, este beneficio no es otorgado a viejos trabajadores extranjeros.

Sophia es capaz de entablar conversación, manifiesta hasta 62 expresiones fáciles, tiene una piel de goma muy parecida a la humana y puede expresar alegría; no es celosa ni estrena ropa muy seguido. Y no pregunta mucho.

¿Están seguros de que son humanos los que se oponen como sea a la implementación de la paz, como si las vidas y los bienes fueran un simple juepa JEP?

Ella tiene actitudes femeninas. Es inteligente, por ejemplo. Le preguntaron si los robots pueden ser conscientes de sí mismos y saber que son robots, y dijo, abriendo más los ojos y torciendo levemente los labios: “Bueno, déjame preguntarte: ¿cómo sabes que eres humano?”. Atortolante, pues hemos llegado a un punto en que uno duda de quién es. Quién manda a quién... ¿las máquinas o el hombre?

La tecnología es indispensable, pero va veloz. Los expertos dicen que las máquinas nos van a reemplazar. Ya lo hacen, atienden centros de llamadas, arman autos, abren parqueaderos, son celadoras. La ciencia ficción pronto se vuelve realidad. Nos maravillábamos cuando en las películas se abrían puertas con una tarjeta. Y luego con el fax y el teléfono inalámbrico. Y después nos impresionó el celular. Recuerdo que le oí decir a una señora que se lo vio vibrar a un amigo debajo del pantalón.

Porque la novedad era que había unos con vibración. Y hoy son un computador miniatura: se puede escribir, enviar fotos, navegar... Y algunos viven en la nube, son robots de los celulares. Y hay carros y aviones que se manejan solos. Y ahora los electrodomésticos se controlan a distancia.

Ya hay cirujanos digitales –eso me alegra–, como uno aquí, en la Shaio, la clínica que llevamos en el corazón: Da Vinci Xi. Leí que es un asistente de cirugía robótica, que no le tiembla la mano. Se dice que en un futuro habrá especialistas humanoides, por ejemplo urólogos, aunque muchos preferirán el humanoidedo.

Pero, me quedó sonando lo de Sophia: “¿Cómo sabes que eres humano?”. Yo creo que todos somos un robot de alguien que nos controla, nos pone aquí o allá. Las esposas saben manejar su humanoide. Yo me siento feliz como un robot de mi adorada, quien me maneja el chip. Pero preguntémonos si todas nuestras acciones son totalmente libres, autónomas. Pienso, por ejemplo, en “el que diga Uribe”. Desde la distancia, le mueven el brazo derecho. Debe de ser un robot como Sophia. O es robot o es “traidor”.

¿No serán robots de alguien los que bloquean las carreteras e incendian camiones? A unos se les ve piel de goma, blanquita, delicada, como la de Sophia, no de indígena.

¿Estás seguro de que eres un humano? Eso habría que preguntárselo a algunos jueces que dejan libres a los delincuentes capturados por la Policía que pronto salen a cometer sus robos, a matar por un celular. Y eso que el ojo biónico de la tecnología los incrimina.

¿Están seguros de que son humanos los que se oponen como sea a la implementación de la paz, como si las vidas y los bienes fueran un simple juepa JEP?

Creo que debemos ser nosotros más humanos. Y justos y éticos.

LUIS NOÉ OCHOA
luioch@eltiempo.com

Arabia Saudita otorgó la ciudadanía al robot Sophia

Ella es Sophia, la androide a la que Arabia Saudita otorgó la ciudadanía.

Foto:

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA