Opinión

Las botas de la solidaridad

Qué bien que el presidente Santos se puso las botas y se fue a coordinar, a gestionar, a gobernar.

08 de abril 2017 , 12:00 a.m.

El sábado, unos que tienen sus corruptos presos, o fueron destituidos, lideraban la marcha contra los corruptos. Algo así como si Maduro, en Venezuela, saliera a marchar pidiendo libertad de presos políticos. Aunque muchos irían de buena fe o engañados.

En esas marchas no salió a caminar la tolerancia, pues no estaba cuando dos valientes periodistas, Daniel Samper Ospina y Vladdo, con pleno derecho, iban a condenar la corrupción de todos lados, pero los insultaron y casi los cogen a patadas en las turbas. Qué vergüenza cómo los políticos utilizan al pueblo, que aún les marcha. Y qué peligro.

Pero hoy estamos tristes. Porque ese mismo sábado, Mocoa, capital de Putumayo, amanecía semidestruida. Tres ríos y una quebrada se volvieron un monstruo de lodo, piedras y troncos que causó la tragedia más grande de la historia de esta capital.
Hasta ahora, 310 personas murieron y hay unas 80 desaparecidas. Un marchante del Centro Democrático, de esos que dicen cualquier cosa, dijo que fue culpa de las Farc. ¡Qué pena! Ojalá se confiese esta Semana Santa.

Lo vital es que la labor continúe, porque no solo hay que reconstruir a Mocoa pronto, sino aliviar el alma y fortalecer la mente de muchas personas.

Lo que ha pasado en Mocoa es una desgracia estremecedora que sufre gente humilde, sencilla, luchadora, muchos de ellos desplazados, víctimas de todo y de siempre, que han perdido seres queridos en la avalancha de la guerra y buscan un lugar donde vivir y resurgir.

Por ejemplo, es conmovedor el caso de María Dilia, mujer desarraigada de su natal Caicedo, Antioquia, que perdió en Mocoa a sus tres hijas, de 4, 13 y 22 años; ella, la última, le iba a traer un nietecito. Dios le dé fortaleza y consuelo, María Dilia.

Y así, centenares de historias que arrugan el alma: de quienes quedan sin padres, o sin hijos, o sin hermanos o sin abuelos. Personas que, aun con ese dolor, mantienen la esperanza de al menos ponerles una flor en la tumba. Oí de una pareja octogenaria que escarbaba en cada punto donde sentía hedor, en busca de su muerto o de otros muertos. Viejos admirables. Que también, como a todos en Mocoa, Dios les de ánimo.
Como siempre en estas desgracias, quedan las historias de héroes que dan la vida por la de otros, como el patrullero de policía Desiderio Ospina, un tolimense alegre, de 24 años, que murió por salvar una niña. Héroes también, más de 300 miembros de la Defensa Civil, que casi no duermen, y del Ejército, que construye puentes en pocos días, y de la Cruz Roja... Colombianos buenos, despolitizados, con voluntad de servicio.

Y qué bien el presidente Santos, que se puso las botas y se fue a coordinar, a gestionar, a gobernar allá; a hacerles sentir a los mocoanos que no están solos. Los resultados son palpables. Bien, Presidente, así es, embarradito, aquí. Siga con las botas puestas por todo el país, sin importar las aguas turbias.

Lo vital es que la labor continúe, porque no solo hay que reconstruir a Mocoa pronto, sino aliviar el alma y fortalecer la mente de muchas personas. Y se requiere ofrecer un futuro mejor, empleo para las víctimas de esta tragedia anunciada. Y evitar otras, también anunciadas.

Siga con las botas puestas, Presidente, para que los municipios respeten o implementen el POT, y que haya prevención y alertas. Y para que no se deforeste más,  porque las motosierras les abren camino a las avalanchas. Siga con las botas puestas en lo de la paz.

Colombia es de gente buena, sufrida, pero valerosa y generosa. Sé que la bondad ha estado presente, pero nunca será suficiente. Todos, sin color político, debemos ponernos las botas de la solidaridad, más en esta Semana Santa, cuando debemos multiplicar los panes y los peces. Mocoa somos todos.

LUIS NOÉ OCHOA
luioch@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA