Opinión

Los dolores de Colombia

Es aterrador el aumento de los feminicidios. La violencia parece incontenible.

29 de abril 2017 , 12:00 a.m.

Lluvias torrenciales y ríos desbordados arrasaron barrios enteros en diferentes departamentos. A su paso, dejaron miles de muertos, de heridos, de desaparecidos; y en la ruina, a la mayoría. En auxilio de los damnificados, se movilizó el país. La eficiente acción de los socorristas, de los vecinos de las zonas afectadas, del Ejército, la Policía, la Cruz Roja y de todo el equipo gubernamental alivió, en parte, las primeras urgencias de las víctimas.

La presencia del Presidente de la República y de sus ministros, en las zonas destruidas, aceleró la atención de los damnificados. Y bajo la dirección del ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, nombrado gerente de la recuperación de Mocoa, la ciudad con mayor número de víctimas, en poco tiempo se han hecho obras importantes: reconstruir puentes, instalar agua y luz, planear nuevos desarrollos. Y con alimentos, medicinas, ropa, colchones, cobijas, aporte del Gobierno y donación de empresas, ciudadanos y países amigos, se ayudó a miles de familias. El país unido se volcó en favor de los damnificados.

En otros escenarios, las víctimas son bebés de pocos meses y niñas de entre 1 y 13 años, violados por hombres perversos quienes, varias veces, cometen esa infamia dentro de sus propios hogares. Esos violadores –provengan de los bajos fondos o luzcan cuello blanco– son un peligro público y merecen cadena perpetua. Por eso luchó hasta su muerte la congresista Gilma Jiménez. Y lo mismo pide la directora del ICBF. Sin embargo, en las cortes ese tema no se discute porque la Constitución, en su artículo 34, prohíbe la prisión perpetua.

La corrupción, una enorme desgracia nacional, los entes de control no dan abasto denunciando y persiguiendo a los corruptos

Hoy, la pena máxima impuesta al asesino de Yuliana Samboní equivale a 51 años, 10 meses de cárcel. Pero, con atenuantes por buena conducta, trabajo, etc., peligrosos asesinos quedarían libres en la mitad del tiempo y los niños estarían en peligro. Si se omite la palabra “perpetua” y se lucha por una pena máxima de 60 años, se lograría que los asesinos envejezcan en la cárcel.

Al tiempo, es aterrador el aumento de los feminicidios. La violencia masculina parece incontenible. Con cuchillo, o con bala, los hombres asesinan a las mujeres, o las desfiguran con ácidos. Estos criminales no siempre van a la cárcel y muchas veces las penas son mínimas.

De acuerdo con estadísticas, la violencia contra las mujeres, incluidas las niñas menores de 10 años, alcanza el 90 por ciento de impunidad. Se necesitó que en el año 2012, un hombre violara y empalara a Rosa Elvira Cely, para que en su nombre se expidiera la Ley 1257, que condena con 50 años de cárcel el feminicidio.

No obstante, los hombres siguen violando y asesinando a mujeres y niñas. Es urgente que las mujeres sepan defenderse, comenzando por denunciar a tiempo al agresor y que exijan que funcione la justicia, porque no siempre hay jueces imparciales e idóneos.

En cuanto a la corrupción, una enorme desgracia nacional, los entes de control no dan abasto denunciando y persiguiendo a los corruptos. Porque involucrados en la corrupción hay altos funcionarios, poderosos empresarios, contratistas, congresistas, administradores y empleados de segunda categoría.

Corrupción hubo en Interbolsa, pero algunos de los culpables empiezan a quedar libres. En Odebrecht –la tapa de la corrupción– siguen apareciendo peces gordos. Y vuelve a sonar Reficar, la refinería de Cartagena, en donde la Fiscalía descubrió que pagó en sobornos 18 veces más dinero que en Odebrecht. Por hoy, no hay más espacio para recordar otros dolores nacionales.

LUCY NIETO DE SAMPER
lucynietods@gmail.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA