Opinión

Lo que pasó pasó

El momento era del centro, y los errores de Sergio Fajardo y Humberto de la Calle lo asfixiaron.

20 de junio 2018 , 12:00 a.m.

¿Por qué pasó lo que pasó? El momento era del centro, y los errores de Sergio Fajardo y Humberto de la Calle lo asfixiaron.

El país se entiende a sí mismo menos uribista de lo que pareció el domingo de elecciones. El próximo presidente, Iván Duque, no resultó triunfador solo por el apoyo del senador Álvaro Uribe, el mayor elector de Colombia, ni por la acertada decisión y obvia necesidad de unir a la derecha en primera vuelta, sino también por la cadena de desaciertos de los contrincantes del centro.

Hagamos el recuento de errores. El principal fue el de Sergio Fajardo cuando se negó a realizar la consulta con Humberto de la Calle por un exceso de purismo. El Partido Liberal podrá tener manchas, y muchas, de clientelismo y corrupción. Pero nada más alejado del candidato ganador de la consulta, Humberto de la Calle. ¿No hubiese perdonado el electorado fajardista una alianza con el hombre que nos dejó el acuerdo de paz? ¿No hubiesen entendido los votantes la necesidad de pragmatismo ante el retorno de un uribismo decidido a hacer trizas la paz? No en vano surgieron luego con tanta fuerza los llamados a la unidad.

Del otro lado, Humberto de la Calle podría haber reclamado buena parte de los cuatro millones y medio de votos del Sí en el plebiscito. Pero su campaña pareció un pato criollo: a cada paso, un regalo en el suelo.

Así, los del centro nos quedamos huérfanos. Momentos extraordinarios requieren líderes excepcionales. 

Primero, forzó una consulta liberal en noviembre para llegar a una interpartidista que bien sabía tenía pocas probabilidades de tener lugar. Sergio Fajardo ya le había mandado señales en ese sentido. El elevado costo de la consulta dejó al partido que luego representaría en un lugar aún más vulnerable en las simpatías de la ciudadanía. De la consulta liberal solo vimos prensa negativa. Aun así, Humberto de la Calle alcanzó 11 por ciento en las encuestas posconsulta. Hubiese podido seguir subiendo.

Sin embargo, cuando se convirtió en candidato liberal, se negó a asumir la dirección de un partido en urgencia de renovación y limpieza y se distanció de la conformación de las listas de Congreso. Bien podría haberse convertido para los liberales renovadores en la figura que Antanas Mockus representa para los ‘verdes’. Tenía la autoridad moral para hacerlo. Los miembros del equipo de asesores en La Habana, jóvenes competentes que apostaron a la política electoral, terminaron en otras toldas.

Humberto de la Calle decidió dejarle todo el espacio a César Gaviria para que se convirtiera en su Judas. Si estaba secuestrado por el expresidente, sufría, entonces, de síndrome de Estocolmo. Mientras el director del partido avanzaba en su traición, De la Calle continuaba alabándolo.

Como Fajardo a él, él le dio la espalda a Gustavo Petro. ¿Cuánta gente no hubiese salido a votar para rodearlo ante Petro? ¿Cuánto ímpetu no hubiese tenido la paz? Para terminar de complicar el panorama, el exnegociador nos creó después la expectativa de unión con un café mediático que todos sabemos cómo terminó, en una nueva sumisión ante Gaviria, ese mismo que ahora lo dejó plantado con un préstamo personal cuyo pago debería asumir la organización política no por obligación jurídica, sino por un mínimo de decencia.

Así, los del centro nos quedamos huérfanos. Momentos extraordinarios requieren líderes excepcionales. Cuando las dos figuras más razonables de la política colombiana se rehusaron a tomar una decisión incómoda, costosa, en aras de defensa de la paz, y eligieron el camino más fácil, sus voces se desvanecieron en el voto en blanco, y muchos de nosotros nos vimos obligados a movernos a la izquierda. Ellos ya no hablan por mí. Por ahora lo hace Gustavo Petro.

LAURA GIL

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA