Opinión

La autocracia venezolana

De poco valió la presión regional. Ni mella hicieron las amenazas de Luis Almagro.

23 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

Nadie tiene una solución para la cuestión venezolana y no se ve la luz al final del túnel. Al reafirmar el control de Nicolás Maduro, las elecciones del 20 de mayo dejaron a los demócratas del mundo desesperanzados. Según las profesoras Andrea Kendall-Taylor y Erica Frantz, estamos luchando contra autócratas del siglo XXI con estrategias del siglo XX.

No sirvió la vía de las urnas. La oposición dejó el campo abierto cuando eligió el camino del boicoteo de los comicios legislativos del 2005. Poco después lo reconoció como un error y volvió al cuadrilátero de las elecciones. Le apostó por una construcción de lo local a lo nacional, que la llevó a la victoria en varias gobernaciones y en la alcaldía de Caracas. En el año 2015, para la conformación de la Asamblea Nacional, la Mesa de la Unidad Democrática dobló en votación al oficialismo.

El régimen despreció la voluntad popular, contestó con la persecución de los funcionarios elegidos y demás líderes políticos, y para no dejar dudas de su autoritarismo le quitó las facultades constitucionales al órgano legislativo. Hoy, las principales figuras de la oposición están detenidas o en el exilio, los venezolanos del común abandonan el país en números inusitados y el madurismo convirtió hasta la comida en arma de guerra.

Los venezolanos del común abandonan el país en números inusitados y el madurismo convirtió hasta la comida en arma de guerra.

Tampoco surtió efecto la mediación internacional. Acompañados del Vaticano y Unasur, los expresidentes Leonel Fernández, de República Dominicana; José Luis Rodríguez Zapatero, de España, y Martín Torrijos, de Panamá, fracasaron. No pudieron detener la conformación de una asamblea constituyente convocada solo para afianzar el régimen en el poder en un gesto de abierto desafío. La transición pactada al estilo Cono Sur por la que se jugaron resulta poco probable. Las nuevas élites chavistas continúan apoyando al Presidente y los militares siguen firmes detrás de él. Aliados internos le sobran.

De poco valió la presión regional. Ni mella hicieron las amenazas de Luis Almagro ni las sucesivas votaciones en el Consejo Permanente de la OEA, que, poco a poco, mostraron la pérdida de confianza en las autoridades en Caracas. Las sanciones de Estados Unidos, dirigidas a personas asociadas con el chavismo, han tenido limitado impacto.

Tampoco ha logrado el cometido la movilización masiva. Las calles del país se llenaron de manifestantes durante varios meses del 2017, como lo han venido haciendo de manera periódica hace años. Maduro respondió con más represión, más arrestos, más muertos. Calificó las protestas de un intento de golpe de una minoría fascista.

¿Cómo llegamos a esto? No hace tanto, Hugo Chávez ganaba elecciones libres y justas. Para Kendall-Taylor y Frantz, “los autócratas contemporáneos, elegidos en las urnas, poco a poco minan las restricciones institucionales a su autoridad, marginan la oposición y la prensa, y socavan la sociedad civil en formas que complican la identificación del momento exacto del rompimiento democrático”. Esto explica la reacción tardía del continente y la aun ausencia de consenso.

Hoy, la autocracia está ganando la partida. El precio del petróleo aumenta, la Carta Democrática Interamericana no vale el papel en el que está escrita sin la unión de la región; las sanciones ampliadas solo terminan afectando a quienes pretendemos ayudar, y Rusia y China logran ponernos a cuestionar los valores universales de la democracia y los derechos humanos.

Si Kendall-Taylor y Frantz tienen razón, las acciones de Colombia y los demás miembros del Grupo de Lima responden al pasado. ¿Qué hacer, entonces, para adaptarnos a las demandas de la democratización del presente? No tenemos respuesta. No queda, por ahora, más que hacer de lo mismo. Más, mucho más, y mejor.

LAURA GIL

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA